Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

Problemas de conciencia

La convocatoria para el partido del Mallorca en Miranda es un menosprecio al escudo que los futbolistas han lucido toda la temporada. Vaya panorama se habrá encontrado Soler para que se lleve a Anduva a ocho del filial a disputar un partido intrascendente, cierto, pero a todas luces oficial. El técnico dijo en Albacete que solo alinearía ante el Girona y Mirandés "a los que realmente quieran jugar". Pues ahí lo tienen, con solo diez profesionales en la lista. Es tan viejo como el fútbol que haya jugadores que se borren alegando molestias que han surgido de forma repentina cuando hay que afrontar duelos sin historia como el de mañana. Es normal pensar en el verano, preferir ver la final de la Champions de hoy con amigos y con una buena cerveza o simplemente no querer lesionarse, pero ser profesional también consiste en saltar mañana al césped de Miranda. ¿O es más importante la rodilla de los que no han sido honrados que de los que sí? Generalizar es injusto, pero allá cada uno con su conciencia en ese vestuario.

Compartir el artículo

stats