Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

Tiempo al tiempo

Antes de nada una aclaración para que el mallorquinismo no se llame a engaño. Es posible conseguir el incremento del límite salarial establecido por la Liga de Fútbol Profesional a cualquier club llevando a cabo una ampliación de capital. Tan sencillo como establecer primas de emisión que, lógicamente, cuentan como ingreso en el presupuesto. De nada por la idea, que no es mía, por si es que alguien no había caido. Aunque lo dudo.

Deshecho el entuerto, debería ser una buena noticia que cualquier club del mundo se interese por alguno de los actuales jugadores del Mallorca, incluido Pereira. Recordemos que después de su primera temporada con el primer equipo, recién ascendido del filial, no ha vuelto a dar pie con bola. Sus pases de gol, ahora llamados asistencias como si de baloncesto se tratara, se cuentan con los dedos de una mano y su casillero goleador registra uno y de penalti. Es muy humano e incluso generoso que el club cuente con él para el año que viene, pero si de verdad tiene alguna oferta yo no me lo pensaría.

Al margen de la anécdota parece mucho más preocupante el mal posicionamiento del club en el mercado de futbolistas. Pocos son los que están dispuestos a venir a Son Moix y no muchos más los agentes con interés en cerrar operaciones aquí.

No será fácil encontrar y convencer a esos diez jugadores que la dirección deportiva considera necesarios, ni siquiera a base de cesiones, un recurso al alcance de los económicamente débiles como, al parecer, es el caso. Pero demos tiempo al tiempo.

Compartir el artículo

stats