Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

Con ganas de terminar

El último partido en Son Moix tuvo muy poco fútbol. Con Ros sacrificado en una posición más estática para liberar a Martí, laterales con pocas ganas de contribuir en la salida de balón, Xisco con un mal día lleno de imprecisiones, sin Marco€ al Mallorca se le apagan las luces. Y no es que no lo haya intentado, como demostró el hecho de que, en los minutos finales, Bigas se sumara al ataque para buscar, a la desesperada, un gol que les diera el empate, al menos. Las malas lenguas dirán que tenían "motivación" externa pero, sin duda, lo que perseguían era brindar un resultado positivo a su afición en el último partido de la temporada en la isla. Unos más que otros, por desgracia, como en demasiadas ocasiones a lo largo de este curso. El Girona, muy lejos de parecer un equipo con un pie en Primera División, se limitó a estar ordenado para no pasar apuros y aprovechar la ocasión que pudiera tener. Lo clavaron.

La ovación de despedida al centrocampista Pep Lluís Martí, lo mejor y más emocionante del encuentro para el mallorquinismo. Una pequeña muestra de agradecimiento a un jugador que ha dado mucho al club y que nunca ha dejado de esforzarse y entregarse en el césped. Un auténtico ejemplo para muchos.

Compartir el artículo

stats