Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Preferiría no hacerlo

Sospechas

El traspaso de Marco al Real Madrid debería hacerse con luz y taquígrafos. Se sabe que Nadal no pinta nada, pero aquí lo preocupante es lo que pueda pintar Cerdà

Marco Asensio tenía los días contados en un Mallorca que no puede ofrecer nada a un futbolista de su talla. Ni dinero, ni Primera División. Hay que celebrar que Son Bibiloni haya producido un enorme talento, pero a la vez hay que lamentarse porque haya sucedido en un momento como este, con el equipo varado en Segunda División y escasas perspectivas de ascender. Miquel Àngel Nadal y Dudu Aouate cocinaron un proyecto para sobrevivir, no para ganar, y en este contexto era imposible retener al canterano. Ahora bien, conviene estar muy vigilantes con los detalles de la operación. Por cuánto dinero se irá Marco al Real Madrid, qué papel tendrá Biel Cerdà en la operación y cuánto se distraerá en comisiones. Cualquier precaución es poca con el presidente.

El pescado está vendido

En toda esta historia quien está quedando en evidencia es Nadal. Es el último que se enteró del acuerdo entre el futbolista y el Real Madrid y ahora Utz Claassen quiere hacer ver que tendrá voz y voto en la operación y cualquiera sabe que los hilos los manejarán él mismo y Cerdà. El director deportivo tuvo una elevada cuota de protagonismo mientras pudo fichar en verano, pero le regatean las operaciones importantes. La realidad es que el pescado está vendido y a Nadal no le han llamado ni para empaquetarlo.

Donde no hay...

El Mallorca es un equipo de escaramuzas y no de gestas. La competición va poniendo a cada uno en su sitio y otorga a los bermellones un papel menor. No debería haber problemas para mantener la categoría, pero ni hablar de codearse con los equipos de arriba.

Choque de civilizaciones

Los tres días de juicio por la demanda de acción social de Claassen contra Serra Ferrer y Jaume Cladera han sido una lección magistral de cómo se gestiona (mal) un club de fútbol. El enorme desvío presupuestario con el que se cerró el ejercicio 2011/12 tuvo su origen en un presupuesto deficientemente diseñado y se acentuó con una serie de malas decisiones deportivas. Claassen está en su derecho a poner la demanda y ya logró una victoria moral al elevar los peritos el desvío de ocho a once millones de euros. El problema es que su mentalidad germana no casa con los usos y costumbres de aquí y será complicado que un juez condene un desvío presupuestario, el pan de cada día en el fútbol en general y el Mallorca en particular.

Pusilánimes con la violencia

”No son del fútbol”, dicen para rebajar su influencia. Sí lo son. Los violentos forman parte del panorama de los estadios todos los fines de semana y en muchos casos son mimados por los propios directivos de los clubes, temerosos de que se revuelvan contra ellos cuando vienen mal dadas. Los grupos ultras cobijan el germen de la violencia y solo es cuestión de tiempo que dejen algún muerto. Son el fútbol, su cáncer, y esconderlo es obviar el problema y cerrarse a la posibilidad de erradicarlo. Poner más policías no es suficiente. Hay que identificarlos, disolverlos y vetar su entrada en los campos. Y eso lo tienen que hacer esos directivos pusilánimes que llevan toda la vida mirando hacia otro lado y que solo se ponen de acuerdo para pedir el indulto de un delincuente.

Opacidad

Rafel Nadal puso el lunes la primera piedra de una academia de tenis en Manacor que debe ser una referencia mundial. No queda claro, y debería explicarse, si el proyecto es cien por cien iniciativa privada o cuenta con dinero público. Los políticos que estuvieron en el acto iban como pollos sin cabeza para hacerse la foto con el tenista y no pudieron explicar gran cosa.

Compartir el artículo

stats