25 de noviembre de 2014
25.11.2014
La libreta

Cometieron dos errores

25.11.2014 | 09:52
Cometieron dos errores
Marco Asensio jugaba en el equipo alevín del Platges de Calviá cuando Manolo Molina, al César lo que es del César, advierte sus facultades y recomienda a Marcos Martín y Nando Pons que le fichen. Tuvieron que convencer a Vicenç Grande para ofrecerle un contrato de infantil justo cuando el Espanyol había entrado en liza e incluso ofrecía un trabajo a su padre. Contamos la operación tal como fue no solamente por obligación profesional, sino por respeto a quienes intervinieron en ella.

La perla ha crecido dentro de la concha de la ostra bermellona y ha pasado por todas las categorías. Pero poco importa ahora el análisis de quién o quiénes han confiado o no en que fabricaría más o menos nácar en su interior.

En mi modesta opinión Marco sigue siendo un chaval dotado de grandes virtudes al que, tal cual en su día dijo Cúper de Diego Tristán, "todavía tienen que darle muchas patadas".

Si en efecto el Mallorca se desprende de sus servicios por un millón menos de los que contempla su actual cláusula de rescisión, comete una equivocación aún mayor a la que pudiera suponer no haber redefinido su contrato anteriormente. Tal como está el fútbol, el mercado y la economía de los clubs, por no referirnos a la general, nadie está en condiciones de ofrecer rebajas tan sustanciales como una cuarta parte del precio forzoso que, a siete meses vista, podría representar un descuento de más del sesenta por ciento.

Para no introducir el término de la sospecha en la negociación al considerar las manifestaciones públicas del director deportivo Miquel Angel Nadal y el consejero Utz Claassen, que se confesaron ignorantes de los hechos, dejémoslo en que, según el chico y su agente, el único beneficiado será el Mallorca. Pero si el responsable directo de las conversaciones ha llevado a cabo una pésima gestión del traspaso, tampoco Gaggioli y el propio Marco aciertan.

No suelo hacer pronósticos, pero si tenemos en cuenta la posición que ocupan en el campo y la juventud de los Isco, James, Bale, etc, no auguro al de Peguera muchos partidos de titular en el Santiago Bernabéu. Creo que su destino se fraguará a las órdenes de Zidane y que terminará siendo carne de cesión como otros que le precedieron.

Por supuesto que las decisiones le correponden a él y a quien le aconseje y son tan intransferibles como respetables. Yo, en su lugar, hubiera elegido de otro modo, pero su piel no es la mía. Ni mucho menos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine