24 de noviembre de 2014
24.11.2014

Karpin mejora a Oltra

El Mallorca alcanza el primer tercio de la Liga con un punto más que la temporada pasada pero con los objetivos por definir

24.11.2014 | 06:50
Karpin da instrucciones a sus jugadores en la victoria frente al Sabadell.
­Este Mallorca, que ya ha demostrado que es capaz de lo mejor y de lo peor, deja demasiadas incertidumbres sobre su futuro cuando se ha cubierto el primer cuarto de campeonato en la Liga Adelante. Porque los diecinueve puntos que acumula en la clasificación llegan después de dos rachas inusuales que solo se explican en deportes como el fútbol. Si en los siete primeros encuentros aparecieron todos los fantasmas posibles, con cinco dolorosas derrotas, alguna de ellas humillante, y dos empates, en los siete siguientes ha demostrado una ilusionante capacidad de reacción con otros cinco triunfos para la esperanza y dos tablas más.

?El empate cosechado el sábado en Tenerife otorga un punto más al equipo de Karpin que al de Oltra de la pasada temporada a estas mismas alturas. Eso sí, el nivel de exigencia es distinto, básicamente por la gran diferencia de presupuesto para confeccionar ambas plantillas –de los doce millones de entonces a menos de la mitad que esa cifra en la presente–. Ahora hace un año los rojillos cayeron en Riazor por 3-1 y demostraban que no estaban dando el nivel para competir con los mejores de la categoría. Ocupaba la decimoquinta plaza a cuatro puntos del play-off, que ocupaba el Eibar, a la postre campeón, y a ocho del ascenso directo, que marcaba el Dépor. La presión no es la misma, ni mucho menos, ya que después de dieciséis años consecutivos en la elite ocupar uno de los dos primeros puestos era una obligación, algo muy diferente a lo que está sucediendo ahora.

?El monumental susto que vivió el mallorquinismo al salvarse del descenso a Segunda B en la última jornada dio muchas lecciones acerca de lo que es esta Segunda División, con muchos más obstáculos de los previstos en el verano de 2013. No es que esta temporada el listón tenga que estar bajo, ni de lejos, pero la experiencia ayuda a ser más prudente. Este Mallorca no tiene nada que ver con el de hace dos meses. Quizá la tardía llegada al banquillo de Karpin –a diez días de empezar la Liga– tiene algo que ver, pero los rojillos eran un coladero en una defensa que convertía en utopía ganar un encuentro. Encajó la friolera de diecinueve en siete partidos, por lo que eso se tradujo en dos míseros puntos que le dejaban colista a cinco de la salvación. Un descalabro que dejaba fuera al ruso y a cualquier técnico, pero por falta de liquidez en las arcas del club –el Consejo había dado la orden al director deportivo Miquel Àngel Nadal de destituirle– ganó una semana de prórroga y empezó la reacción de los suyos.

?Ese triunfo ante el Alavés (2-0) es el primero de una magnífica racha que le ha llevado a encadenar siete jornadas invicto y que le deja a dos puntos del play-off. Y un dato que explica esta exitosa trayectoria: solo ha encajado tres tantos. No es que el fútbol de los bermellones enamore, no es el caso, pero se está mostrando rocoso atrás, con oficio y con cierta capacidad goleadora, a pesar de que en el Heliodoro se quedara con las ganas. La recuperación de Bigas, la apuesta por el central del filial Kasim, la mejoría de Joao y, sobre todo, la descomunal progresión de Marco Asensio son algunos de los aspectos claves que explican este descomunal cambio.

?La incógnita reside en si el Mallorca deberá vender a su estrella en este mercado invernal por sus necesidades económicas, algo que trastocaría los planes considerablemente. Porque con Marco hay margen para creer que los baleares pueden luchar para meterse entre los seis primeros. En el caso de que se marche, firmar la permanencia con solvencia parece que sería lo más sensato. No obstante, nunca se sabe. Lo que es seguro es que es demasiado pronto para tener la respuesta.
?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine