Dudu Aouate se ha lanzado a la búsqueda de un delantero en el mercado libre acuciado por las enormes carencias que muestra el Real Mallorca en ataque. Superado el mercado de fichajes, la Liga autoriza a firmar contrataciones de futbolistas que se encuentran sin equipo, y en ese colectivo ha depositado sus esperanzas el manager general.

Lassad, Carlos Aranda o Javier Barkero son algunos de los atacantes que se encuentran en paro después de rescindir con los clubes en los que militaban la pasada temporada.

La otra vía que explora Aouate es la cartera de futbolistas de Fali Ramadani, el representante que ha colocado en el Mallorca a los serbios Marko Scepovic, Filip Markovic y Nikola Gulan. La condición es la misma: no tener ficha con ningún otro club.

El grupo de Karpin ha evidenciado en las tres primeras jornadas una notable carencia en la parcela ofensiva. Apenas remató entre los tres palos ante el Valladolid, Las Palmas y Leganés, y las muy escasas intentonas contra la portería rival se tradujeron en los tres goles que a favor que suma el equipo. Tres dianas que solo han servido para sumar un punto de nueve posibles.

Aparentemente el principal problema radica en que la plantilla solo cuenta con dos delanteros centro: Scepovic y Abdón Prats. El serbio ha sido baja dos de los tres encuentros liguero por un problema burocrático con su ficha y por una lesión. El mallorquín, simplemente, no cuenta para Valeri Karpin.

El técnico estonio había insistido a Aouate en que reforzara la plantilla con otro ´9´, pero el mercado echó el telón sin que se hubiera hecho alguna gestión seria para cerrar un fichaje. El manager general, por otro lado, pasó el último día de plazo en Roma para participar en el Partido por la Paz.

Y Karpin no ha dado con la fórmula para suplir el déficit de delanteros centro que tiene en la plantilla. Fofo, ante el Valladolid, y Pereira, el domingo en Leganés, fueron la punta de lanza sin que el panorama mejorara. Especialmente en Leganés, donde el Mallorca estuvo especialmente espeso a la hora de crear peligro.

Dice mucho de las dificultades del Mallorca arriba que los tres goles marcados hasta la fecha los firmaran dos defensas (Cendrós y Agus) y un centrocampista defensivo (Martí). Dos de ellos, a balón parado, y el tercero en segunda jugada después de un saque de esquina.

Datos que hablan de la escasa imaginación de los futbolistas ofensivos del conjunto bermellón. Marco Asensio debería canalizar gran parte del juego ofensivo de su equipo, pero el mallorquín está desconectado desde que el Barcelona se interpuso en su camino. Pereira es por ahora el jugador más activo en el ataque, pero ninguna de sus acciones han tenido incidencia en el marcador.

Aouate ya tiene sobre la mesa los nombres de varios candidatos, aunque es consciente de que a estas alturas el mercado ofrece pocas oportunidades y no demasiado vistosas. Karpin y el club han depositado muchas esperanzas en Scepovic, por lo que bastaría con atar a un futbolista que partiera con la condición de suplente del serbio.

Queda claro que la máquina todavía no está engrasada, pero es urgente que empiece a funcionar desde ya.