­Javier Olaizola lo apuesta todo al rojo. El entrenador del Real Mallorca expresó un convencimiento sin fisuras en que su equipo saldrá victorioso de El Arcángel en la que fue su última comparecencia pública previa a un partido de la temporada. "El equipo que sale a empatar pierde. En los demás campos se puede dar cualquier circunstancia en los últimos minutos. Dependemos de nosotros mismos, y el equipo está para ganar. Es un gran ocasión de sumar los tres puntos. Creciendo y con confianza, hay que aprovechar esta dinámica", destacó.

El preparador reiteró su confianza en las posibilidades de su equipo: "Cuando uno no lo vive desde dentro, se escapan detalles que te hacen dudar. Yo duermo como un oso y cada día como más por la tranquilidad que tengo. Veo tan bien al equipo y tan convencido que no me entra ninguna duda. Siempre les digo que lo importante somos nosotros, y si afrontamos el partido cono ante el Las Palmas, pocos rivales nos podrán aguantar. Son los últimos minutos, hay que romper el depósito. Y lo van a hacer".

Del mismo modo, subrayó que el lleno que se vivirá en El Arcángel será una motivación más: "Me encanta que haya ambiente de fútbol, de un gran partido, porque eso motiva a todos los futbolistas, también a nosotros".

Olaizola pidió concentración desde el primer minuto. "Vamos a ganar, estoy convencido, pero hay que jugar con la cabeza. No nos podemos obsesionar con la victoria desde el minuto 1. A veces los partidos se ganan en el minutos diez y otras en el 60. Estamos preparados a nivel físico y mental", subrayó.

El vasco reiteró que había plantilla para acabar luchando por el ascenso, pero atribuyó a "circunstancias" el hecho de que el Mallorca acabe jugándose la permanencia. "Demostramos ante el tercer clasificado que fuimos superiores, pero la realidad es que estamos peleando por la permanencia. El lunes haremos las valoraciones, no es momento de hablar ahora. Sabéis que cuando hay que hablar claro y alto también lo hago, no tengo ningún problema. Para que una plantilla que se confecciona para subir a Primera acabe peleando por no descender, se tienen que dar una circunstancias muy raras. Pero se han dado", dijo enigmático.

Como siempre desde que llegó al banquillo bermellón, el vasco no escatimó en elogios hacia sus jugadores. "Olaizola y Alomar aportarán un tanto por cierto a la permanencia, pero el mérito es exclusivo de los jugadores. Les tienes que animar y decirles que son unos pedazo de futbolistas porque es la verdad. A partir de ahí darles alegría, buscar normalidad. Tuve un gran maestro cuando jugaba. Luis [Aragonés] era un libro abierto, puedo escribir diecisiete libros de lo que aprendí con Luis. Hay que hacerles creer que hay plantilla para cosas increíbles", dijo.

No quiso hablar de su futuro, pero lamentó haber tenido poco tiempo: "Los entrenadores somos más ideales para una temporada entera, trabajando el día a día con tiempo suficiente y no tener una presión excesiva de tres partidos. Todo el tiempo que tengas de más, para un entrenador es mejor".