24 de noviembre de 2013
24.11.2013
El protagonista

Álex Vallejo se sube al tren

El canterano completa un partido muy solvente en su debut - El vitoriano puso pausa en el juego del Mallorca dando un salto de Tercera a la titularidad con el primer equipo

24.11.2013 | 06:50
Álex Vallejo controla la pelota durante el encuentro de ayer ante el Alavés.
José Luis Oltra apostó fuerte en el partido en el que se jugaba su continuidad dando la titularidad a Álex Vallejo y tuvo premio. El futbolista de 21 años completó un partido muy solvente en su doble estreno con el primer equipo y en la categoría de plata. Un salto de Tercera a Segunda A que apenas se notó y que dio ante el Alavés, equipo en el que se formó como futbolista.

El vitoriano se emparejó con Martí Riverola en el mediocampo, con la responsabilidad de ejercer tareas de contención. No es Thomas, que cumplía partido de sanción, pero estuvo por encima de lo que se espera de un debutante. Se sobrepuso a la presión y a la exigencia del partido, jugó una primera mitad aceptable –incluso por encima del mal tono general de equipo– y se soltó más en la segunda animado por el marcador a favor y el dominio que ejercían los bermellones sobre la pelota.

Puso pausa en el juego del equipo, centró con criterio y casi nunca regaló la pelota. Tuvo la guinda a falta de quince minutos para el final, pero quizás fue el único momento en todo el partido en el que le pudo el nerviosismo. No acertó a rematar a la red una buena asistencia de Víctor con Goitia batido, perdiendo así la ocasión de poner el colofón a su debut y de ahorrarle al Mallorca otro final angustioso en lo que habría sido el 3-0.

Un estreno satisfactorio que le brindará al vitoriano más entrenamientos –y probablemente más minutos– con el primer equipo, también beneficiado por la baja de un Pep Martí que no podrá volver a competir hasta enero.

Nunca había llegado tan alto Vallejo, un futbolista al que rescató el Mallorca en el verano de 2012 cuando se le terminó el contrato con el Alavés. Había subido al primer equipo del conjunto vitoriano en la campaña 2011/12, pero esa misma temporada tuvo que irse cedido al Sestao para buscar minutos. Tampoco los tuvo y en verano se marchó del que había sido el equipo de su vida.

Caparrós, con una buena red de contactos en el País Vasco, recomendó su contratación aquel verano de 2012. En el filial bermellón recuperó confianza y ritmo de competición. No estaba llamado a ser protagonista del primer equipo bermellón tan pronto, pero a veces las oportunidades llegan de manera inesperada y están para aprovecharlas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

¡Síguenos en las redes!