05 de julio de 2012
05.07.2012

El enésimo embrollo judicial

En el club ven poco sólidos los motivos de los administradores para culpar a Grande

05.07.2012 | 08:50
Los tres administradores judiciales del Real Mallorca.
El Real Mallorca está a las puertas de meterse en un nuevo embrollo judicial en el que tiene mucho que perder y poco que ganar. El informe de calificación de los administradores concursales en el que responsabilizaban de la entrada en el concurso de acreedores a Vicenç Grande y a Javier Martí Asensio se ha convertido en una patata caliente que a lo largo de este mes obligará al club si decide llevar a los tribunales a los dos anteriores gestores o mirar hacia otro lado. Y ninguna de las dos opciones parece buena.
El informe está ahora en manos de la Fiscalía. Lo más probable es que el Ministerio Público no toque ni una coma de lo que redactaron los administradores concursales –es decir, atribuir la culpabilidad del concurso a Grande y a Martí Asensio- y en las próximas semanas remitirá el informe al Real Mallorca. Se abrirá entonces un plazo de diez días en los que la entidad bermellona deberá tomar una decisión en un Consejo de Administración.
El texto reclama a Grande una indemnización por daños y perjuicios de 7,5 millones de euros. Y otra de 600.000 euros a Martí Asensio, cantidad que supuestamente sustrajo de la tesorería del club para hacer frente a un primer pago de sus acciones.
El caso de Grande es espinoso. Según ha podido saber este diario, el club considera que la argumentación de los administradores para cargarle la responsabilidad del concurso es poco sólida. Y por tanto fácilmente defendible en un juicio. Creen en la entidad balear en un hipotético juicio tienen todas las de perder, con el consiguiente desgaste que eso supondrá –una vez más– para la imagen del club.
Pero la opción de quedarse de brazos cruzados no parece mejor. A Grande se le reclaman nada menos que 7,5 millones de euros y nadie entendería que el Mallorca no tratara de dar la batalla por ingresar una cantidad que podría salvar todo un presupuesto. También presenta problemas el caso de Martí Asensio. El que fuera consejero delegado en 2009 se enfrenta actualmente a un proceso penal por presunta estafa en la compra del Mallorca. Y en el juicio que está por llegar tanto el club como la Fiscalía le reclaman esos 600.000 euros que aparecen en el informe de calificación de los concursales. En caso de que la entidad bermellona decida seguir la recomendación de reclamar esa cantidad al empresario madrileño, todo se parará hasta que se decida cuál de los dos procedimientos judiciales se sigue.
Hay que recordar que los administradores concursales evitan culpar en su escrito a Mateu Alemany –consejero delegado del Mallorca en dos etapas en 2009 y 2010 – y a Pedro Terrasa, director general en la época de Vicenç Grande. En este caso argumentan los concursales que Terrasa –actual segundo máximo accionista de la entidad– no tenía poderes para firmar las contrataciones de jugadores que acabaron llevando a la quiebra al club.
Cuando el informe de los concursales salió a la luz Grande anunció a su entorno más próximo que daría la batalla para evitar pagar esos 7,5 millones de euros que le reclaman. El expropietario declina hacer declaraciones públicas hasta no haber salido definitivamente del concurso del Grup Drac, pero mantiene que ningún aspecto de su gestión derivó en el actual proceso concursal.

Comisión de seguimiento
La comisión de seguimiento del pago de la deuda del concurso mantendrá su primera reunión el próximo 11 de julio en Madrid para determinar qué cantidad exacta se ha pagado de los 2,6 millones del primer plazo de la deuda ordinaria y a cuántos acreedores. A día de hoy no todos han enviado al club sus datos bancarios actualizados para hacer el ingreso.
La comisión está formada por Miquel Coca, abogado del Mallorca; un representante de la Liga de Fútbol Profesional y otro acreedor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

¡Síguenos en las redes!