25 de octubre de 2009
25.10.2009

Desastre en es Fortí

Un edificio con cuatro familias se derrumba en Palma

Los equipos de rescate proseguían anoche buscando víctimas entre los escombros, donde podían seguir sepultadas siete personas

26.10.2009 | 03:44
Bomberos y vecinos intentan rescatar a una víctima.
La catástrofe se cebó ayer en Palma. Cuando los bomberos y las dotaciones de emergencia se retiraban de un incendio con dos fallecidos en es Molinar, un edificio de tres plantas en la calle Rodríguez Arias, cerca de la plaza Serralta, se derrumbó atrapando bajo sus escombros a un número indeterminado de personas, que podrían ser hasta nueve. Anoche se había rescatado a un muerto y a un herido, aunque la confusión dominaba la situación durante las horas que siguieron, con una cincuentena de personas encaramados sobre una montaña de ruinas buscando supervivientes en medio de escenas de enorme dramatismo.
Era alrededor de la medianoche cuando se vino abajo el inmueble, una finca de tres pisos de altura, ubicada en la esquina de las calles Alós y Rodríguez Arias, cerca de la plaza Serralta, en Palma. Unos testigos refirieron que el derrumbe se produjo a consecuencia de una explosión, que podría haber sido originada por un escape de gas. Sin embargo, otros vecinos refirieron que el inmueble estaba en muy mal estado, y que se podría haberse derrumbado por deficiencias estructurales.
Los datos sobre los residentes que podrían haber quedado atrapados bajo los escombros eran ayer confusos. Algunos vecinos manifestaban que residían cuatro familias: un matrimonio con dos niños, ujna pareja de alemanes, un señor mayor y dos jóvenes, un total de nueve personas. La Policía Local de Palma estaba anoche consultando los datos del padrón para determinar cuánta gente podría residir en la finca.
Tras el derrumbe siguieron escenas de gran confusión. El edificio quedó reducido a una montaña de escombros de un piso de altura envuelto en una nube de polvo. Las conducciones de gas se habían roto, lo que llevó a la Policía a requerir a Gesa para que cortara el suministro de la zona, para evitar posibles explosiones.
Al lugar se desplazaron todas las unidades disponibles de bomberos y policía, muchas de las cuales habían estado trabajando hasta ese momento en el incendio de es Molinar. Las primeras patrullas que llegaron al lugar confirmaron la extrema gravedad de la situación.
La Policía acordonó la zona dejando un perímetro de seguridad y comenzaron los trabajos contrarreloj para retirar escombros. Durante la hora que siguió los bomberos sacaron al menos un muerto y a una herida.
Los trabajos continuaron a lo largo de toda la noche.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!


Lo último Lo más leído