El Consell concluye que el convento de Portocolom no merece protección

Patrimonio deja la puerta abierta a la catalogación del edificio por parte del Ayuntamiento de Felanitx

Fachada del Convent de Monges de la Caritat de Portocolom.

Fachada del Convent de Monges de la Caritat de Portocolom. / A. Ruiz

Joan Frau

Joan Frau

Un informe del servicio de Patrimonio Histórico del Consell de Mallorca al que ha tenido acceso este diario concluye que el antiguo convento de monjas de la Caridad de Portocolom (Felanitx), sobre el que pesa la amenaza del derribo y la posterior construcción de apartamentos, «no presenta valores que lo hagan merecedor de alguna de las protecciones individualizadas señaladas por la ley 12/1998», ya que, tal y como contempla esta ley, las figuras de Bien de Interés Cultural (BIC) o Bien Catalogado (BC) «deben aplicarse a los elementos patrimoniales que presentan unos valores relevantes que los hacen dignos de protección en el marco de Balears». Por ello, el Consell «no considera que estos valores se puedan atribuir a este inmueble».

El informe añade que «en cualquier caso, la administración local deberá valorar si considera pertinente su inclusión en el catálogo municipal». Ayer, fuentes del Ayuntamiento de Felanitx declinaron hacer una valoración porque todavía no habían podido analizar el dictamen de Patrimonio. 

El Consell de Mallorca ha elaborado el citado informe en respuesta a la petición cursada el pasado mes de abril por la entidad conservacionista Arca para que se declarara el antiguo convento de monjas como Bien Catalogado y evitar así su desaparición para construir apartamentos. A raíz de esta petición, la consellera de Cultura y Patrimonio resolvió suspender de forma cautelar cualquier obra de demolición y nueva construcción en el edificio durante tres meses. Si en este plazo no se ha iniciado el expediente para declarar el edificio BIC o BC o se adopte alguna otra medida de protección del inmueble, automáticamente la suspensión quedará levantada y podrá continuarse con la tramitación de las correspondientes licencias municipales. 

El 15 de mayo, diversos técnicos de Patrimonio visitaron el edificio, construido en 1914, para emitir el informe, que analiza el convento desde el punto de vista arquitectónico y no aprecia singularidades que aconsejen su protección urbanística, a pesar de que el propio dictamen admite que es un «ejemplo tipológico de las casas del núcleo de la Capella que, diseñada por Pere Alcàntara Penya, y juntamente con los muelles de la Duana, constituyeron el inicio del núcleo de Portocolom». Además, «ha sido el único convento del núcleo y con una importante presencia social, ya que funcionó como centro educativo hasta la década de los años 90».

La entidad Arca lamentó ayer que el Consell únicamente valore los aspectos arquitectónicos y no la dimensión histórica del edificio a la hora de emitir el informe. 

Ahora la pelota está en manos del Ayuntamiento, que tiene la posibilidad de catalogar el edificio, aunque desde Arca son pesimistas en este sentido porque hay licencias en marcha. En caso de que acabe derribado, la entidad reclama que se aplique el artículo 68 de la Ley de Urbanismo, que obliga a que las nuevas construcciones se adapten al entorno.