Aguas fecales afectan al humedal de la Gola, pulmón verde del Port de Pollença

Un vertido provocado por la obstrucción de los conductos de la estación impulsora gestionada por Abaqua inundó los laterales de la carretera y alcanzó las aguas del parque ambiental, centro de turismo ornitológico

Uno de los itinerarios que atraviesan el parque de la Gola, inundado por las aguas fecales.

Uno de los itinerarios que atraviesan el parque de la Gola, inundado por las aguas fecales. / Punt Informatiu de Pollença

Joan Frau

Joan Frau

Un vertido de aguas fecales procedente de la estación impulsora de aguas residuales del Port de Pollença, gestionada por Abaqua, ha afectado al parque ambiental de la Gola, un humedal habilitado como parque urbano en el centro del Moll que suele ser un centro de turismo ornitológico. Según publica este jueves El Punt Informatiu de Pollença y ha podido corroborar este medio, el vertido se detectó el pasado miércoles en los laterales de la carretera Ma-2200, donde se acumularon las aguas fecales procedentes de la estación impulsora, un incidente que no es la primera vez que pasa, ya que hace un mes ya se registró un episodio similar, aunque no tan grave. En los últimos días, las aguas fecales incluso han inundado el vial de servicios de la urbanización de Gotmar y han dificultado el acceso a diversas fincas.

En esta ocasión, el vertido de aguas residuales también ha invadido el parque de la Gola, inundando caminos y llegando al humedal. La primera teniente de alcalde de Servicios e Infraestructuras y delegada del Port de Pollença, Joana Aina Campomar, confirma que los vertidos han alcanzado la Gola, aunque precisa que el impacto «ha sido menor al que parecía en un principio». Campomar admite que cuando se supo que las aguas residuales habían entrado al parque ambiental «nos asustamos», aunque el primer balance ha resultado tranquilizador porque, de momento, no se ha detectado una gran afectación a la flora y fauna de este espacio natural. Agentes de Medio Ambiente y personal del Ibanat también se había movilizado para analizar los efectos de los vertidos. En cualquier caso, la zona será vigilada en los próximos días para detectar posibles consecuencias sobre el medio natural.

Campomar lamenta que la estación impulsora del Port de Pollença «está en obras de reforma desde hace unos dos meses», una circunstancia que podría explicar los últimos incidentes en forma de vertidos de aguas residuales. «De hecho, funcionan con bombas provisionales que no tienen la misma capacidad», añadie.

Por su parte, fuentes del Govern explican que el motivo del último episodio podría haber sido provocado por una «llegada anormal de agua» que habría «obstruido los conductos y provocado el desborde». Aseguran que el pasado miércoles por la mañana los operarios de Abaqua «ya actuaron en la zona para solucionar el problema». Los trabajadores desecaron y «vaciaron completamente» la zona inundada, por lo que «la situación ya quedó controlada». Ahora, habrá que esperar que no se han producido consecuencias graves en la Gola.