Agricultura

El productor del premiado aceite 'Olíric', Miquel Coll: «Es un hito muy importante porque nos pone a competir con los aceites más prestigiosos del mundo"

El aceite ecológico monovarietal de arbequina de la finca de Ses Rotes de Santa Eugènia ha sido elegido como el mejor de España en el prestigioso concurso internacional EVO-IOOC

Olíric, el aceite ecológico de la variedad arbequina del productor Miquel Coll de la finca ses Rotes

Olíric, el aceite ecológico de la variedad arbequina del productor Miquel Coll de la finca ses Rotes / M.C.

Rosa Ferriol

Rosa Ferriol

Mallorca presume de custodiar el mejor aceite virgen extra de España. Y es que el aceite ecológico monovarietal de arbequina Olíric del productor Miquel Coll ha sido elegido como el mejor de España en el prestigioso concurso internacional EVO-IOOC celebrado el fin de semana en la ciudad de Palmi (Calabria). El aceite de la variedad arbequina de la finca Ses Rotes de Santa Eugènia también estaba nominado en la categoría de Best Monovarietal que competía con otros seis aceites de diferentes países. Al final, el Olíric ha regresado a la isla como el mejor de España, donde competía con otros cuatro aceites. En el certamen se han presentado 671 aceites de todo el mundo. De ellos, unos 175 eran españoles. El de Ses Rotes se ha coronado como el mejor de España. «Estar nominados en el concurso ya era un premio porque significa que hemos hecho un producto de altísima calidad», detalla Miquel Coll, también presidente de APAEMA.

Olíric, el aceite ecológico de la variedad arbequina del productor Miquel Coll de la finca ses Rotes

Olíric, el aceite ecológico de la variedad arbequina del productor Miquel Coll de la finca ses Rotes / M.C.

«Hemos resultado ganadores de la categoría Best Of Country Spain por delante de aceites tan prestigiosos y premiados internacionalmente como Almazara de la Subbética u Oro Bailén», celebra el productor, que ha puntualizado que los aceites nominados en las categorías principales tenían puntuaciones superiores a 95 puntos, por lo que «estamos hablando de aceites de muy alta calidad». Este hecho, reconoce, «es un hito muy importante porque nos pone a competir directamente con los aceites más prestigiosos e importantes de todo el mundo, a pesar de nuestra juventud dentro del sector».

Ilusión

«Cuando anunciaron que Olíric era el mejor de España en el concurso, la verdad es que nos hizo mucha ilusión porque hemos quedado por delante de aceites que son muy, muy premiados. Almazara de la Subbética es un aceite que si no queda el primero, queda el segundo en la gran mayoría de concursos de todo el mundo del sector. Oro Bailén también se lleva puntuaciones altísimas en los concursos y quedan delante si no ganan. Y que hayan considerado que una empresa familiar pequeña quede delante de esta gente es una emoción muy grande», confiesa Miquel Coll. «Es un chute de alegría y emoción», añade. Además de este premio, se ha llevado dos medallas de oro una para el Olíric Arbequina y otra para el Olíric Koroneiki.

«Cuando empezamos con este proyecto, no nos lo imaginábamos. Siempre había tenido la ilusión de hacer un producto de máxima calidad y cuanto te ponen a competir con esta gente, no te lo crees», admite.

« ¿Cuál será su próximo hito?», se le pregunta. «Vamos teniendo una constancia que al final no es fácil. Llevamos una serie de años que vamos teniendo reconocimientos y premios. Para nosotros el hito es continuar así, con un producto de muy buena calidad para mantenerlos en este nivel. Lo difícil es mantenerse en lo más alto». «Lo que nos hace más ilusión es poder demostrar que un producto ecológico hecho en Mallorca es de muy buena calidad. Lo que demuestra que podemos hacer un producto de muy alta calidad». «Estos reconocimientos son un impulso para el producto ecológico local y pone de relieve que en Mallorca también hacemos producto ecológico de mucha calidad», reitera.

Aromas

Y con el premio como mejor aceite virgen extra de España, la pregunta es obligada. ¿Qué tiene de especial Olíric? Mique Coll no duda en responder: «El director del concurso, Antonio Giuseppe Lauro, nos comentó que tenía unos aromas diferentes a los habituales en la variedad arbequina. Consideraron que era muy particular en comparación con los que habitualmente van a los concursos».

Cabe remarcar que la variedad arbequina no suele ser de las más premiadas porque hay otras como hojiblanca, picual o coratina italiana que suelen ser «las variedades que los catadores prefieren porque tienen más potencia con la arbequina es difícil conseguirlo porque es una variedad que hace un aceite más dulce y aromáticamente es más complicado sacarle todo el rendimiento», desgrana Miquel Coll. Por ello, añade, el presidente del prestigioso certamen les felicitó por partida doble porque «habíamos conseguido hacer una arbequina muy singular y muy especial. Nos reiteró la enhorabuena porque no es habitual encontrar un aceite alberquina de estas características».

Suscríbete para seguir leyendo