Artà prohibirá la construcción de nuevas piscinas en todo el municipio

El Ayuntamiento aplicará una moratoria de un año mientras se actualizan las Normas Subsidiarias con criterios más sostenibles a favor del ahorro de agua

Imagen de una piscina en un terreno protegido de Artà que fue obligada a derribar por la ADT en 2019.

Imagen de una piscina en un terreno protegido de Artà que fue obligada a derribar por la ADT en 2019. / DM

Joan Frau

Joan Frau

El equipo de gobierno PSOE-El Pi del Ayuntamiento de Artà elevará al pleno extraordinario del próximo lunes una propuesta para suspender de forma temporal la concesión de «determinadas autorizaciones y licencias urbanísticas» para la construcción o reforma de piscinas, jacuzzis o «cualquier otra instalación para el uso de agua con finalidades recreativas o decorativas» con el objetivo de paliar el preocupante déficit de agua potable que presenta el municipio, y sobre todo en los núcleos costeros.

Tal y como ha anunciado la corporación municipal en las redes sociales, se trata de una propuesta que «se enmarca en el plan de medidas de ahorro de agua adoptadas por el Consistorio en las últimas semanas ante la delicada situación de este recurso, especialmente en la Colònia de Sant Pere». 

En este sentido, el alcalde de Artà, Manolo Galán (PSOE), explicó ayer a este diario que la intención del Ayuntamiento es aprobar una moratoria en la construcción de nuevas piscinas u otras instalaciones hídricas de uso recreativo a la espera de la modificación de las Normas Subsidiarias para adaptarlas a las nuevas normativas del uso del agua y actualizarlas con criterios más sostenibles.

En principio, el pleno aprobará el lunes la concesión de licencias para construir o reformar piscinas en todo el municipio. «A partir de aquí, se establece el plazo de un año para llevar a cabo la modificación inicial de las Normas Subsidiarias, con el objetivo de revisar la normativa que regula todo lo relacionado con las piscinas y jardines; ahora toca parar y repensar la situación en todo el municipio», explica Galán.

El alcalde admite que existe presión urbanística en el municipio del Llevant para construir piscinas y que, actualmente, incluso ya se solicitan licencias para habilitarlas en el casco antiguo de Artà porque, entre otros motivos, «la actual normativa así lo permite».

El municipio ha decretado en los últimos días una serie de medidas encaminadas a ahorrar agua, como la prohibición de llenar piscinas, regar jardines o limpiar terrazas y coches en los núcleos costeros que presentan más problemas de falta de agua potable.

Recuperación de tres caminos con problemas de paso público

El Ayuntamiento de Artà también ha anunciado que en el pleno extraordinario convocado para el lunes se seguirá adelante con los expedientes de «recuperación posesoria» de tres caminos públicos que presentan problemas de paso. Se trata del camino de la Ermita de Betlem por Son Sureda; el camí vell de sa Duaia; y el camino del barranc de sa Canova.

El alcalde explica que se trata de un paso más en el camino iniciado hace unos meses para recuperar el uso público de estos caminos que están incluidos en el catálogo de rutas públicas del municipio pero que siguen cerrados al público por parte de propietarios de fincas próximas. El objetivo final de estos expedientes es devolver el uso público a estas rutas históricas.

El Ayuntamiento alega que los tres caminos forman parte del catálogo redactado en el año 2003 por el departamento de Medio Ambiente del Consell de Mallorca (antes Fodesma). La corporación reinició los expedientes de recuperación hace dos años después de que hubieran caducado las anteriores tramitaciones. Los tres caminos han recibido diversas denuncias sobre las dificultades de acceso, con barreras que impiden el paso del público a pesar de su condición municipal.