Sequía en el campo: La producción de cereales y forrajes en Mallorca cae un 60% con 12,5 millones de pérdidas

ASAJA alerta que hay zona de la isla como Campos, Llucmajor o ses Salines en las que los agricultores "agonizan" con bajadas del 90%

Redacción

“Los números hablan por sí solos”. Son palabras del presidente de ASAJA-Balears, Joan Company, al hacer balance de la campaña de cereales y forrajes en Mallorca. Y es que la entidad estima que la producción ha bajado este año un 60%, lo que traducido en euros supone unas pérdidas de 12,5 millones si se compara con un ejercicio normal. La producción de cereales y forrajes esperada para 2024 es de 48.953 toneladas, lo que representa una disminución de 69.764 toneladas respeto a un año considerado normal que cierra con 118.717 toneladas. “Ha sido un año criminal”, ha confesado Company que ha dejado muy claro que los agricultores lo pasarán muy mal para poder aguantar el próximo año. Y es que estos son los datos medios porque hay zonas de Mallorca como Campos, Llucmajor o ses Salines donde las pérdidas llegan al 90%. “Hay zonas que agonizan”, remarca ya que no podrán cosechar y “lo pasarán muy mal”.

“La sequía ha afectado gravemente a los rendimientos y, por lo tanto, a los ingresos de los agricultores. El valor de la producción de cereales y forrajes para un año normal a precios actuales es de 21,8 millones. El valor de la producción esperada para 2024 suma 9,2 millones, lo que supone unas pérdidas de 12,5 millones”, ha lamentado Company en el marco de una jornada cerealística celebrada en Agronatura de Maria de la Salut.

Un estudio de impacto

Para sacar estas conclusiones, la entidad agraria ha realizado un estudio de impacto sobre los cereales más importantes (trigo, cebada y avena) y los forrajes. Para ello, se han utilizado las superficies declaradas en la PAC 2023 en los diferentes municipios de la isla que suponen para estos cultivos 51.785 hectáreas. Los técnicos de ASAJA han mantenido entrevistas con los agricultores productores de distintas zonas para conocer su estimación de las producciones normales de su explotación y la producción esperada para 2024. En algunos casos, ya tenían la cosecha hecha. Se ha dividido en dos zonas. Una es el Pla que sobre todo produce grano y que abarca Llubí, Santa Margalida, Ariany, Maria de la Salut, Sineu, Petra, Sant Joan, Montuïri y Vilafranca mientras que el resto de municipios se engloba en una segunda zona con producciones diferenciadas.

Cabe tener en cuenta que estas cifras son consecuencia de la sequía que azota la isla. Y es que las precipitaciones en Mallorca en noviembre y diciembre fueron entre un 80 y un 90% inferiores a la media de un año normal, lo que influyó en las siembras y el nacimiento de los cereales y forrajes. Además en 2024 las lluvias se han retrasado y son un poco inferiores a les medias de un año normal, intermitentes y localizadas. A todo ello, añade Company, hay que añadir el aumento de las temperaturas de más de dos grados de media y la presencia de rachas de viento durante muchos días de lluvia de este 2024, lo que ha provocado que los cultivos se secaran muy rápido.

En este sentido, Joan Company ha reclamado ante el conseller Joan Simonet hacer un frente común ante el Ministerio de Agricultura y ENESA para cambiar los seguros agrarios para cultivos herbáceos ya que son inoperativos. De hecho, el conseller ha dicho que comparte la petición de ASAJA de revisar el sistema de seguros agrarios, competencia del Ministerio, para que se adapten a la situación actual y puedan dar una respuesta adecuada. Simonet también ha respondido a la demanda del sector cerealista informando que el programa para la adquisición de semillas certificadas de cereales y leguminosas se incrementará en un 26,3% para hacer frente a la sequía. "El año pasado disponían de 990.000 euros repartidos entre forrajeras, 325.000 euros y 665.000 para los cereales, y este año el programa contará con 1.250.000 euros: 450.000 para forrajeras y 800.000 para los cereales", ha explicado.

Jornada

La jornada cerealística ha consistido en una visita a los campos experimentales de semillas certificadas del programa que la empresa Agronatura SAT realiza con el apoyo del Institut de Recerca i Formació Agroalimentària i Pesquera (IRFAP), también ha permitido conocer el campo experimental de catalogación de avenas mallorquinas (rubia y negra) que producen ASAJA y el IRFAP.