Entrevista

Habla uno de los rostros del Mallorca Live Festival, el agricultor de Manacor Miquel Llull: «El temblor de tractor es como mi propia banda mientras canto»

Ha sido elegido por el Mallorca Live Festival (MLF) para ser uno de los rostros promocionales del evento más multitudinario del verano

Miquel Llull es uno de los rostros promocionales del Mallorca Live Festival.

Miquel Llull es uno de los rostros promocionales del Mallorca Live Festival. / DM

Redacción

Nacido en Can Cornet en una familia plenamente campesina que le inculcó los valores de la vida rural desde muy temprano, se ha hecho famoso ya jubilado al haber aparecido numerosas veces en el programa de IB3 Uep! Com anam? y por haber sido elegido ahora por el Mallorca Live Festival (MLF) para ser uno de los rostros promocionales del evento más multitudinario del verano en la isla.

¿Qué es para usted la vida rural?

La solución para la sociedad que desafortunadamente menospreciamos, pero que es imprescindible. El campo me ha proporcionado una forma de vida que poca gente puede lograr: tranquilidad, el no tener que mirar el reloj... el campo no es nada aburrido. Durante el año, con las diferentes estaciones, las labores son muy diferentes; pero es muy satisfactorio haber pasado un verano y saber que has cuidado del campo y has sacado sus frutos. El invierno es duro, pero si has trabajado durante los meses más provechosos es mucho más llevadero.

¿Qué trabajos ha hecho durante su vida y cuál le ha gustado más?

Nunca he salido del ámbito del campo. En 1989 empecé a ir al mercado. La primera vez que fuimos a s’Arenal empezamos a montar las mesas y a poner los melones... en pocos minutos los vendimos todos. Desde entonces, aunque con algunas interrupciones y con diferentes acompañantes, he seguido yendo hasta el pasado septiembre.

¿Qué echa de menos del mercado?

Poder ir con mi nieto Tomeu. También echo de menos a las diferentes personas que he conocido y con quienes he ido a vender, y la sensación de espectáculo y de trabajo bien hecho que me daba. Soy una persona muy fanática de la música y, como nunca me he podido dedicar a ello ni subir a grandes escenarios a cantar, ir a la plaza a vender era lo que más se le parecía. Iba allí a vender, pero también cantaba y lo pasaba muy pero que muy bien. En general, ir al mercado me brindaba una alegría que ya se manifestaba cuando empezábamos a montar las estructuras de las mesas donde pondríamos todos los productos. El entusiasmo del día anterior cargando la furgoneta con nuestras frutas y verduras culminaba con la «actuación» del día siguiente en las plazas.

Habla uno de los rostros del Mallorca Live Festival, el agricultor de Manacor Miquel Llull.

Habla uno de los rostros del Mallorca Live Festival, el agricultor de Manacor Miquel Llull. / DM

¿Cuál es el cantante o grupo que más le gusta?

Empecé a cantar por gusto cuando era muy pequeño. Con siete u ocho años vi en directo a Manolo Escobar y a Antonio Molina. Tenía un librito con las letras de estos artistas y las cantaba cerca del fuego delante de mis padres, padrinos y vecinos. Ya en los años 70, cuando tenía trece y catorce años, me aficioné mucho a artistas como Nino Bravo, Camilo Sesto, Los Pecos o Karina. Cantaba sus canciones encima del tractor; el temblor de esa máquina cuando araba era para mí mi propia banda mientras cantaba. Además, obviamente me gustan mucho las canciones del campo y la música popular. Aun así, el artista que más me ha impresionado y que he tenido la oportunidad de ver es a Loquillo. Actualmente me he desvinculado un poco de la música, pero sí que debo decir que me gustan mucho artistas como Aitana o Chanel.

¿Cómo surgió la idea de ser la imagen del Mallorca Live Festival?

Todo empezó porque unos amigos nuestros del programa de televisión Uep! Com anam? llamaron a mi esposa diciendo que desde el Mallorca Live Festival buscaban campesinos, pescadores, comerciantes... que representasen todo lo propio de nuestra cultura, pero que tuvieran cierta afinidad por la música; contestamos que nos gustaría participar. Después me llamaron del festival preguntándome qué artistas conocía y qué me gustaba cantar. En octubre vinieron a grabar a Can Cornet y en diciembre se emitió el anuncio promocional donde salimos tanto yo como Bel.

¿Qué cree que le ha aportado ser una de las caras representativas del MLF de este año?

No había oído nombrar mucho el festival, pero debo decir que si no hubiera sido por el anuncio no sé si habría comprado entradas. Ahora que sé de qué va, estoy muy contento de poder asistir y haber podido ayudarles de alguna manera.

¿Cómo es un día en su vida?

Como jubilado la vida se me presenta sin prisas, no me estreso por nada, pero sobre todo veo que el tiempo me sobra. Antes deseaba que las semanas tuvieran más días, pero ahora me bastan y soy feliz con eso. Sigo trabajando el campo, aunque no igual que hacía antes. Tampoco tenemos los mismos animales o tierras que antes... todo se ha reducido. Aun así, eso me permite descansar más y pasar tiempo con mi familia.

¿Cuál recuerda como el día más feliz de su vida?

El día que me casé fue muy importante, porque quería formar una familia. En el ámbito laboral todos han sido días felices. Cuando miro hacia atrás, el trabajo, me viene una sonrisa involuntaria. Aun así, sí que recuerdo un día nefasto en el que supuestamente estaba fumigando las verduras y plantas del invernadero con un insecticida, sin saber que por las prisas había tirado herbicida por todos lados. Todo lo que había en el invernadero murió, una cosecha bastante grande ya que era en el mes de mayo.

¿Qué proyectos tiene en mente ahora?

Hace cuatro o cinco años, cuando ya el trabajo había menguado, empecé a reflexionar sobre estos 45 años de campesino, y sobre cómo el mundo y la vida en Can Cornet han cambiado. Pensé que debía plasmar estos pensamientos en un libro para contar todo el proceso de estos años y que la gente pueda entender y apreciar el mundo de la agricultura, además de incluir muchas de mis experiencias. He intentado reflexionar sobre el futuro del campo y reivindicar su valor, porque no le veo un futuro muy prometedor debido al cambio de mentalidad de las nuevas generaciones y del clima. Ojalá esté equivocado. Empecé a escribir el libro el verano pasado y ahora ya está terminado y en proceso de corrección, trabajo del que se encarga Felip Munar.

¿Tiene título?

El libro se titula La carrera d'un pagès, haciendo referencia a las carreras clásicas como la de médico o la de maestro, que era lo que quería mi padre que hiciera; pero también a la carrera que está delante de las casas de posesión, donde cenamos y pasamos el tiempo. Es un doble sentido: mi carrera nunca ha estado en ninguna universidad, siempre la he tenido delante de nuestra casa.

Una cita que le guste...

Cuida y cría y tendrás una alegría.

¿Una anécdota?

Hace veinte años me aficioné a tener abejas y un día arando con el tractor me vino una. Pensando que era una mosca la hice salir, molestándola y provocándola con el brazo, hasta que me picó en medio del bigote; se me hinchó hasta casi el tamaño de la nariz.

Suscríbete para seguir leyendo