Alcúdia incrementa en un 40% la tarifa diaria por el uso de las hamacas de la playa

La medida es rechazada por parte de la oposición, que cree que no debería coincidir con las obras en los balnearios y en los accesos al arenal

Una imagen de archivo de hamacas en la playa de Alcúdia.

Una imagen de archivo de hamacas en la playa de Alcúdia. / D. M.

Joan Frau

Joan Frau

El pleno ordinario celebrado ayer en el ayuntamiento de Alcúdia aprobó una propuesta del equipo de gobierno integrado por PP, Vox y UxA mediante la que se incrementará en más de un cuarenta por ciento el precio del alquiler diario de las hamacas de la playa, que pasará de los 6,50 euros actuales a los 9,10 euros. La propuesta fue apoyada por todos los partidos a excepción del PSOE, principal grupo de la oposición, y El Pi, que votaron en contra al considerar que no es el momento adecuado para aplicar una subida tan significativa en uno de los servicios de temporada.

La alcaldesa Fina Linares (PP), explicó que la actual tarifa se fijó en el año 2016 y desde entonces no se había modificado ni se habían aplicado costes indirectos que asume el Ayuntamiento como la retirada de la arena o servicios de limpieza extraordinarios. «El precio actual no es suficiente», apuntó. El equipo de gobierno considera que los 9,1 euros de la nueva tarifa «están justificados» y además subrayó que el coste «está por debajo de la media del sector».

El regidor socialista Joan Gaspar Vallori acusó al PP de «hacer lo contrario de lo que predica en la campaña electoral», cuando se comprometió a no incrementar la presión fiscal. «Bienvenidos a la realidad, los servicios públicos cuestan dinero y se pagan con impuestos y tasas», apuntó el edil del PSOE, que puso el ejemplo del impuesto turístico: «La derecha pensaba que se acababa el mundo, pero no lo ha eliminado y los turistas han seguido viniendo». En el caso de las hamacas, los visitantes seguirán pagándolas «sin problema» a pesar del aumento de precio aprobado ayer.

No obstante, Vallori precisó que su grupo municipal cree que «este no es el año» para aplicar una subida tan significativa, ya que durante todo el verano estarán en marcha las obras de derribo y reconstrucción de los balnearios, así como de los accesos a la playa, que «estarán todos levantados». «Este año no era el momento por la imagen que daremos a los turistas, pensamos que el año que viene sería mejor», concluyó el edil socialista.

Por su parte, Domingo Bonnín, de El Pi, también argumentó que «no es el momento más adecuado» por la «falta de servicios» que habrá en la playa, en referencia a las obras de los balnearios.

La alcaldesa Linares replicó, por contra, que este verano «es el más adecuado» para tener más recaudación y afrontar las obras proyectadas, entre las que citó la conexión de los baños de la playa al alcantarillado, y porque el Ayuntamiento no ingresará nada por la explotación de los balnearios en obras.