Desalojados 80 alumnos del CEIP de Sant Llorenç por el mal estado de sus aulas

Los estudiantes fueron reubicados en otros espacios del colegio Mestre Guillem Galmés y se les habilitará aulas modulares

Exterior del colegio público Mestre Guillem Galmés. | BIEL CAPÓ

Exterior del colegio público Mestre Guillem Galmés. | BIEL CAPÓ / biel capó. sant llorenç

Biel Capó

Biel Capó

La conselleria de Educación y Universidades se ha visto obligada a cerrar tres aulas de Primaria del primer piso del CEIP Mestre Guillem Galmés de Sant Llorenç «ante el peligro que presenta la estructura del edificio», según confirmó el Ejecutivo autonómico.

El problema se detectó a raíz de una visita el pasado jueves del conseller Antoni Vera y el gerente del Ibisec, Mateu Suñer, en que pudieron comprobar in situ el mal estado de la estructura del edificio.

Un técnico del Ibisec se personó en el CEIP Mestre Guillem Galmés para llevar a cabo una revisión del edificio concluyendo que era necesario cerrar las tres aulas del primer piso por el peligro que presentan.

Quinto y sexto

Se trata de las aulas que acogen alumnos de quinto y sexto de Primaria. En concreto, afecta a unos 80 alumnos, los cuales durante la jornada del viernes ya no ocuparon las aulas afectadas y se les reubicó en otros espacios del centro.

De esta forma, según confirmó la Conselleria, las tres aulas de primaria del primer piso quedan inutilizadas y Educación instalará, de manera urgente, dos aulas modulares para paliar la falta de espacio. Ahora, el Ibisec trabaja en la intervención que se tiene que llevar a cabo en el centro educativo «para mejorar el estado de la infraestructura».

El Ejecutivo autonómico enfatizó que, en la anterior legislatura, el entonces equipo político al frente de Educación «ya disponía de informes técnicos que alertaban del peligro estructural del edificio desde el año 2022».

Ahora, la prioridad para la conselleria de Educación y Universidades «es terminar el Plan de Infraestructuras para ejecutar las obras de mejora de los centros que lo necesiten y garantizar así la seguridad de los alumnos y docentes», argumentó el Govern en una nota de prensa.