Més insiste en la baja de Fernández como condición para pactar con el PSOE en Capdepera

La formación acusa al actual alcalde de "impedir" la entente entre las fuerzas progresistas 

Imagen del candidato socialista de Capdepera, Rafel Fernandez.

Imagen del candidato socialista de Capdepera, Rafel Fernandez. / BIEL CAPO

Més per Capdepera insiste este lunes en la necesidad de que el alcalde en funciones Rafel Fernández (PSOE) dé «un paso al lado» como condición para pactar con los socialistas. Ambos partidos quedaron empatados a cinco concejales, los mismos que el PP, mientras que El Pi sumó dos. "Después de los históricos resultados electorales, la gente de Més per Capdepera estaba muy ilusionada con la idea de poder gobernar mediante un acuerdo con el PSOE", explica la formación ecosoberanista. "Pedíamos un cambio en el rumbo de algunas políticas, pero también que la persona que ha dinamitado durante los últimos doce años cualquier entente entre la izquierda en Capdepera diese un paso al lado, pero esto no ha sucedido", añade en referencia a Fernández.

«Durante estos días nos hemos sentado a negociar con el PSOE con la intención de explorar posibles acuerdos para tener un gobierno progresista», explica Més, que «planteó diversas soluciones» para lograr un acuerdo y propuso que otra persona del PSOE «asumiese la alcaldía». «Se nos dijo que el señor Fernández debe ser alcalde sí o sí, un escenario que nuestra asamblea no considera válido», apunta la formación, que confía en que finalmente se pueda llegar a un acuerdo: «De momento no ha sido posible, pero todavía estamos a tiempo».

Més asegura que el único responsable de que de momento no haya pacto progresista en el municipio del Llevant es Fernández, que "pone trabas a una nueva etapa política en la que las fuerzas progresistas trabajen conjuntamente". Este partido explica que el candidato socialista "ha rechazado una y otra vez cualquier pacto con Més en estos últimos ocho años" y que ha lanzado "multitud de ataques personales" contra los miembros de Més, partido al que "ha intentado arrinconar y ridiculizar con su prepotencia y voluntad de crispar y dividir a la ciudadanía". Además, añade que el problema "es político, no personal", ya que Fernández "está siendo investigado por la Justicia", y recuerda que "en un pasado reciente, candidatos de Més han dado un paso al lado al intuir que eran el problema para llegar a acuerdos con el PSOE en un futuro, pero ahora resulta que una persona que hace 16 años que está en el Ayuntamiento cobrando un sueldo público y que es el mayor escollo para la entente progresista, es incapaz de hacerse a un lado". A pesar de ello, Més "dedicará las horas que hagan falta para conseguir un acuerdo antes del próximo sábado", asegura.