Playas

Chiringuitos de Mallorca denuncian estar en «un limbo»

Propietarios de negocios de playa se quejan de que llevan meses esperando una respuesta a sus alegaciones a las restricciones establecidas el año pasado por el organismo estatal

Costas no renovó el año pasado varias concesiones de terrazas de chiringuitos.

Costas no renovó el año pasado varias concesiones de terrazas de chiringuitos. / i.moure. comarcas

Iñaki Moure

Iñaki Moure

Con el verano meteorológico adelantado este año, los chiringuitos de Mallorca se encuentran en algunos casos a pleno rendimiento y, en otros, no, a la espera de que se resuelvan sus recursos a las resoluciones de Demarcación de Costas que el año pasado restringieron determinadas concesiones.

La indignación del sector provocó el año pasado el surgimiento de una plataforma en defensa de sus intereses, Adopuma (Asociación de Empresarios de Concesiones y Explotaciones de Servicios Temporales en el Dominio Público Marítimo Terrestre de Mallorca), que, con la temporada ya iniciada este año, denuncia de nuevo el «limbo», la tierra de nadie, en la que se encuentran algunos establecimientos.

En declaraciones a este diario, el portavoz de Adopuma, Jaume Perelló, utiliza este concepto de «limbo» para explicar que llevan meses (desde noviembre en algunos casos) esperando una respuesta de Costas a las alegaciones presentadas por algunos negocios para recuperar su actividad de forma íntegra.

Platja de Muro

Ésta es la situación en que se hallan los célebres chiringuitos de Platja de Muro, concretamente, en la zona de ses Casetes des Capellans, donde Demarcación de Costas denegó el año pasado el permiso para ocupar las terrazas con sillas y mesas a pie de playa a tres populares chiringuitos: Can Gavella, Ponderosa Beach y Olimpia.

Pero hay otros casos de negocios de costa afectados por resoluciones de este tenor, como en Costa dels Pins o Cala Deià. En el caso de uno de los chiringuitos de la cala de la Serra de Tramuntana, como informó este diario, la concesión para la terraza caducaba este año. Tanto los actuales gestores del negocio como el Ayuntamiento presentaron alegaciones.

El Consistorio deianenc sostuvo en esa argumentación que la instalación cuenta con informes favorables de Medio Ambiente y del área urbanística municipal. Actualmente, en todo caso, está abierto. Perelló, quien está a cargo de Can Gavella, comenta los perjuicios que les ocasiona no saber aún a qué atenerse esta temporada. «Lo suyo sería que contestasen cuanto antes, porque tenemos que saber si debemos contratar más personal o no. Y los trabajadores no serán fáciles de conseguir este año», afirma.

Traspaso de competencias

El sector de estas instalaciones de temporada ve con una mezcla de esperanza y escepticismo el hecho de que el próximo mes de julio se produzca el traspaso de las competencias de Costas de la administración central a la autonómica.

Perelló reitera lo que ya ha defendido en otras ocasiones en el sentido de que esa mayor proximidad administrativa puede contribuir a agilizar los expedientes, pero también advierte de que, al producirse ese traspaso en mitad del año y tras un intenso proceso electoral, aún puede demorarse la resolución de estos casos hasta después del verano. En este sentido, lamenta que Balears no haya seguido la senda de Canarias, donde el traspaso tuvo efectos a uno de enero de este año.

Los propietarios de estos establecimientos constatan el daño económico que sufrieron sus balances el año pasado, al perder el atractivo de sus terrazas; un daño que se tradujo igualmente en una reducción en la contratación de trabajadores.

Respecto a las objeciones medioambientales aducidas en ocasiones por la administración para justificar la no prórroga de estas concesiones, el portavoz de Adopuma arguye que estos chiringuitos que «llevan toda la vida» funcionando «son los que más cuidan» el entorno.

«A veces desde Medio Ambiente te hacen informes que te dicen que contaminas como si fueras una central nuclear, y no es así», sostiene Perelló, quien asegura que existe una doble vara de medir con los hoteles, poniendo el ejemplo de los escombros de la reforma del Hotel Formentor.

Suscríbete para seguir leyendo