Memoria histórica

El arqueólogo de Son Coletes de Manacor, Cesc Busquets: «Los objetos hallados en las fosas podrían convertirse en pruebas judiciales»

Los expertos presentan una veintena de piezas restauradas que podrían estar asociadas a milicianos exhumados en Manacor

VÍDEO | Son Coletes exhibe una veintena de objetos restaurados asociados a milicianos exhumados

Biel Capó

Rosa Ferriol / Biel Capó.

Botones, zapatos, insignias, balas, alambres que servían para atar las manos, cremalleras, monedas o boquillas son algunos de los objetos hallados en las fosas que tras una minuciosa restauración podrían llegar a convertirse en pruebas judiciales. Así lo ha explicado el arqueólogo Cesc Busquets en Son Coletes donde se han mostrado una veintena de objetos restaurados en el marco del tercer plan de fosas y asociados a milicianos exhumados en el cementerio manacorí.

El arqueólogo no duda en afirmar que «todos estos objetos podrían llegar a convertirse en pruebas de la verdad y en pruebas judiciales o periciales que pudieran demostrar que estas personas fueron asesinadas». Así, defiende, «cómo mejor restaurados estén dichas piezas, más explicaciones nos darán». Por ejemplo, detalla, «hay objetos de vestimenta que nos permiten saber cómo iba vestida la víctima, si vestía de manera más urbana o de fora vila, incluso nos permite saber el nivel económico. Todo lo podemos llegar a conocer a través de estos materiales». «Los objetos nos hablan de verdad en las fosas. La verdad muchas veces está en los objetos, no solo está en los huesos». 

Así, un equipo de arqueólogos y restauradores de ATICS ha realizado la tarea de restauración y consolidación de forma integral de los objetos exhumados en las fosas en su laboratorio de Barcelona. «Lo que presentamos es el resultado de un proceso largo pero de mucho éxito sobre todo de estabilización y restauración de estos materiales. Desde el momento en el que exhumamos y sacamos esos materiales del contexto de la tierra donde estaban enterrados, estos materiales entran en un proceso de deterioro. Lo que se ha hecho es lograr parar este proceso haciendo una primera consolidación y restauración para dejarlos estabilizados. A nivel técnico quiere decir que si tenían un proceso de oxidación, se para», especifica el experto. Además, se hace un estudio de cada uno de estos materiales para poder llegar a saber cosas de la vida de las víctimas. «Podemos saber cosas de su vida cotidiana a través de los materiales pero también nos pueden servir para identificar quiénes eran estas personas. Los objetos forman parte del proceso de identificación», justifica Busquets.

Reconstrucción

En la presentación de este trabajo de restauración no ha faltado el vicepresidente del Govern, Juan Pedro Yllanes, que ha destacado que esta iniciativa «ayuda a recuperar la memoria de las víctimas y reconstruir su historia». «Así como los cuerpos exhumados en las fosas aportan información sobre la muerte de las víctimas, los objetos que encontramos asociados a los restos nos ofrecen información sobre sus vidas», ha añadido. El objetivo de este proyecto es devolver estos materiales a los familiares de las víctimas, o bien incluirlos en el fondo de un futuro museo de la memoria de Balears, cuando pertenezcan a víctimas no identificadas o los familiares así lo deseen.