Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patrimonio en Mallorca: La propiedad acometerá obras en la Fàbrica Nova para frenar su deterioro

Los propietarios invertirán 100.000 euros en obras para consolidar el edificio y detener el proceso de degradación acelerado por el derrumbe parcial de la cubierta

Imagen del derrumbe parcial de la cubierta de la Fàbrica Nova. Pere Joan Oliver

La propiedad de la Fàbrica Nova invertirá una cantidad que rondará los 100.000 euros en la ejecución de unas obras para la consolidación del edificio y detener el proceso de degradación, que se ha acelerado con el derrumbe parcial de la cubierta de una de las naves.

Los trabajos se centrarán primordialmente en dos actuaciones clave. Por un lado consolidarán la cubierta del edificio para evitar que continúe filtrándose el agua de lluvia que, a su vez, acelera el proceso de deterioro de los interiores y la maquinaria que hay en la fábrica. Por otro lado, también prevén realizar actuaciones en las ventanas de la fábrica para evitar el vandalismo. La actuación en las cubiertas se realizará en toda la fábrica ya que la nave principal, a pesar de tener el tejado aún completo, sufre de goteras y peligra su estructura.

La propiedad acometerá obras en la Fàbrica Nova para frenar su deterioro Pere Joan Oliver

Fuentes de la propiedad han asegurado que tienen la voluntad de llevar a cabo estos trabajos -que se podrían materializar dentro de este mismo año- para detener el grave deterioro que está sufriendo el complejo industrial. Esta situación se ve acelerada por la caída parcial de la cubierta del edificio.

Desde el Ayuntamiento han recordado que los trabajos de consolidación estructural vienen obligados por una orden que hace un año dictó el Consell de Mallorca, la institución que declaró la fábrica Bien de Interés Cultural. La institución insular reclamó en febrero de 2022 que se realizara una actuación de urgencia para la consolidación estructural de los edificios, obra que hasta ahora todavía no se ha realizado.

Arca

Por otra parte, la Asociación para la Revitalización de los Centros Antiguos (ARCA), sigue reclamando a Govern, Consell y Ayuntamiento que adquieran el conjunto industrial de Sóller para transformarlo en un museo textil. Desde el ayuntamiento, el alcalde Carlos Simarro, descartó esta propuesta «porque el municipio no tiene capacidad económica de comprarla ni de afrontar su costosa rehabilitación».

En opinión del alcalde, las administraciones «que sí tienen capacidad para hacerlo son el Govern y el Consell», y recordó que esta última institución «ya abrió unas primeras negociaciones para hacerlo aunque no llegó a cerrarlas nunca» y que «el Consell tiene cierta responsabilidad porque fue la institución que decidió proteger a la fábrica como BIC pese a no tener todos los informes a favor».

La fábrica, clausurada en 1971 en el marco de un proceso de reconversión industrial, alberga toda la maquinaria que sirvió para la confección de telas pese a su lógico deterioro producido por el paso del tiempo.

Además, el edificio es el último legado que queda en Sóller de su pasado industrial, ya que el resto de fábricas que estuvieron en activo o bien han desaparecido o se han transformado para darles otros usos.

Compartir el artículo

stats