Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Inca apuesta por recuperar el casco antiguo con ayudas para rehabilitar viviendas

Contempla la intervención en 36 edificios de los barrios dels Molins y Sant Francesc

Inca apuesta por recuperar el casco antiguo con ayudas para rehabilitar viviendas |

Inca trabaja para recuperar el casco antiguo y poner en valor el centro histórico a través de un conjunto de actuaciones públicas y privadas. Con esta finalidad, el Ayuntamiento y el Govern ponen en marcha un programa de ayudas para rehabilitar viviendas de los barrios dels Molins y Sant Francesc. La partida está dotada con 601.412 euros y contempla la intervención sobre unas 36 viviendas con una inversión media por vivienda de 15.000 euros. El programa está financiado entre el Govern y el Consistorio. Así, la Dirección General de Vivienda, a través de fondos Next Generation, destinará en 2023 301.412 euros mientras que el Ayuntamiento aportará otros 300.000 euros. La partida municipal será de 100.000 euros anuales entre 2024, 2025 y 2026. El regidor de Urbanismo, Andreu Caballero, ha dejado claro que se trata de un presupuesto inicial y en caso de tener más solicitudes, se ampliará la partida.

Inca apuesta por recuperar el casco antiguo con ayudas para rehabilitar viviendas | RF

Así, el denominado Entorno Residencial de Rehabilitación Programada (ERRP) delimitado en Inca comprende una zona de casi cuatro hectáreas. Abarca la totalidad del centro histórico. En concreto, el ámbito delimitado está conformado por los barrios dels Molins y Sant Francesc.

Inca apuesta por recuperar el casco antiguo con ayudas para rehabilitar viviendas | RF

La identificación del ámbito es de «carácter estratégico» para la mejora de la sostenibilidad del centro histórico al tratarse de los barrios de uso principalmente residencial con mayor concentración de edificaciones antiguas, realizadas con materiales poco eficientes energéticamente. El programa tiene como objetivo la rehabilitación de los edificios y la mejora de la sostenibilidad del parque residencial del centro histórico de Inca considerando diferentes aspectos como el ahorro energético, el ahorro económico, la mejora del bienestar de los usuarios y la reducción del impacto medioambiental.

Reunión en verano con arquitectos técnicos. Aj.

Y es que el objetivo del Plan de rehabilitación y regeneración urbana es la transición verde, la descarbonización y la eficiencia energética para contribuir a lograr la reducción de emisiones del efecto invernadero de un 55% antes de 2030. Así, se impulsan las actuaciones de rehabilitación del parque de viviendas existentes con la mejora de la eficiencia energética y la integración de fuentes de energía renovable. Para poder acceder a las subvenciones, el conjunto de la actuación tiene que garantizar un ahorro mínimo del 30% del consumo de energía primaria no renovable.

3.144 viviendas

Según los datos de padrón, los barrios dels Molins y de Sant Francesc cuentan con 3.144 viviendas principales que soportan una población de 8.775 habitantes, con una media de 2,8 habitantes por vivienda. En el barrio dels Molins hay 1.184 viviendas y el 73% son anteriores a 1981 mientras que Sant Francesc suma 1.960 viviendas y el 77% son anteriores al 81. Ambos barrios contiguos cuentan actualmente con fincas vacías pendientes de rehabilitación vinculadas al envejecimiento de las edificaciones. Los edificios de mayores alturas coinciden con los construidos entre los años 60 y 90 del siglo XX.

El alcalde de Inca, Virgilio Moreno, remarca que estas ayudas forman parte de una estrategia municipal para poner en valor el centro histórico y recuperar el casco antiguo. Andreu Caballero recuerda que se han hecho diversas actuaciones en este sentido como, por ejemplo, la rehabilitación de la plaza del Mercat Cobert. En este punto, reconoce, era «imprescindible derribar el muro para conectarla con el barrio de Sant Francesc» con la apertura de la calle de na Ferrilla. Además, cabe recordar que frente al rehabilitado Teatre Principal d’Inca se contempla «un espacio verde público que conecte con toda la zona centro».

Fachadas

Además de estas ayudas para la reforma de las viviendas, cabe recordar que el Ayuntamiento tiene una convocatoria específica para la rehabilitación de las fachadas en el centro histórico y edificios catalogados. Se trata de una convocatoria anual de 150.000 euros que se agota cada año. Así, resumen desde el Consistorio inquer, en los próximos cuatro años (del 2023 al 2026) se suma al plan de rehabilitación de viviendas, otra inversión de 600.000 euros procedentes de las ayudas anuales que el Consistorio otorga para rehabilitar fachadas.

Abrirán una Oficina para la Rehabilitación de Barrios

El ayuntamiento de Inca adelanta que abrirá una Oficina para la Rehabilitación de Barrios que permitirá coordinar, informar y facilitar la gestión de las ayudas y la prestación de servicios que contribuyan a facilitar la implementación y la gestión integral de los proyectos de rehabilitación energética programados en el ámbito residencial del Entorno Residencial de Rehabilitación Programada (ERRP) al servicio de los ciudadanos, comunidades de propietarios, empresas y agentes rehabilitadores en general.

Será, explican desde el consistorio inquer, una «ventanilla única» que estará financiada íntegramente por el Ayuntamiento que llevará su gestión mientras dure el periodo de vigencia de las ayudas para la rehabilitación energética de las viviendas con el apoyo de los colegios de aparejadores, de administradores y de arquitectos. El ayuntamiento de Inca concreta que contará con la colaboración del Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Mallorca. El presupuesto estimado para un periodo de cuatro años (2023-2026) para la Oficina para la Rehabilitación de Barrios es de 60.000 euros.

Compartir el artículo

stats