La propiedad del Hotel Formentor negó este jueves las acusaciones contenidas en la demanda interpuestas por el que fue jefe de recepción durante más de 20 años. Este trabajador acusa a la compañía de cometer un fraude a través de las declaraciones de ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) y reclama una indemnización por el daño moral que está sufriendo de 60.000 euros.

«El fraude que el trabajador manifiesta mediante su demanda es en definitiva sobre la gestión del ERTE ETOP entendiendo este que la verdadera sociedad empleadora no es Inmobiliaria Formentor, así como otros supuestos incumplimientos relativos a las obligaciones laborales que mantiene la empresa frente a los trabajadores», argumenta Inmobiliaria Formentor en un comunicado difundido ayer, tras la noticia adelantada por este diario.

La empresa niega asimismo que sean varios los conflictos que están denunciando los trabajadores. «La demanda del mencionado empleado es la única reclamación que la empresa ha recibido por parte de los trabajadores», informaron. Volviendo a la demanda interpuesta por el jefe de recepción, la compañía detalla que fue presentada ante el Tribunal de Arbitraje y Mediación de las Islas Baleares, y el pasado 29 de noviembre se celebró el acto de conciliación sin llegar a ningún acuerdo.

Inmobiliaria Formentor quiso salir también al paso de las acusaciones de que sólo pague la cuota de seguridad, pero «no el resto de emolumentos que deben percibir los trabajadores», extremo que negó tajantemente. « En este punto, merece traer a colación que el acuerdo que se alcanzó el pasado 30 de julio de 2021 con todos los trabajadores representados en ese acto por el Comité de Empresa, y este a su vez acompañados durante todo el proceso de negociación por sus asesores laborales de los sindicatos de CCOO y la UGT, fue validado por el Organismo Estatal de Inspección de Trabajo y Seguridad Social el pasado 29 de septiembre de 2021, mediante una inspección presencial en el cual comparecieron simultáneamente los representantes de la empresa y de los trabajadores», sostuvieron desde la compañía.

La empresa defendió la «total y la más estricta legalidad» del acuerdo suscrito entre Inmobiliaria Formentor y sus trabajadores el pasado 30 de julio de 2021. Además, recalcó que, «a fecha de hoy, la empresa cumple y lo seguirá haciendo, con todas y cada una de las obligaciones laborales establecidas en el acuerdo».