Día del Periodista 50% DTO. Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patrimonio

Selva «custodia» en una finca privada piezas de piedra de gran valor retiradas de la Plaça

El grupo Arrelam reclama que todo el material, valorado en más de 94.000 euros, se conserve en dependencias municipales para «no depender de la buena voluntad de terceros» - El alcalde asegura que el Consistorio no tiene espacio para almacenar el patrimonio

En la imagen tomada durante la reforma de la Plaça Major se observan parte de los bancos y los bordillos retirados. DM

Las diferentes piezas de piedra que formaban parte de los bancos, los bordillos y las aceras de la Plaça Major de Selva antes de que fueran sustituidas por materiales modernos durante el proceso de  reforma de la plaza en 2020 se almacenan en una finca privada del municipio porque el Ayuntamiento «no tiene espacio» para custodiarlas, según apunta el alcalde Joan Rotger (PP). Así respondió el regidor a una pregunta lanzada por el grupo Arrelam en el último pleno para conocer la ubicación de todos estos materiales que, según el portavoz de esta formación, Biel Morro, tienen un valor sentimental «muy alto» para los vecinos y un precio que, en total, podría alcanzar los 94.000 euros.

Arrelam, principal grupo de la oposición de un consistorio gobernado por el PP con una cómoda mayoría absoluta, ha reivindicado en diversas ocasiones que los bancos y los bordillos de piedra de la antigua Plaça Major sean custodiados en dependencias municipales porque «no queremos depender de la buena voluntad de terceras personas» y porque son materiales que, según este partido, deberían haberse aprovechado en el proyecto de reforma de la Plaça Major para mantener en uso el patrimonio colectivo y por el ahorro que hubiera supuesto a las arcas municipales.

En este sentido, Biel Morro destaca que el Ayuntamiento invirtió 6.000 euros en una fuente de piedra instalada en el centro de la nueva Plaça Major que «no funciona y además molesta». «¿No se podría haber aprovechado el patrimonio existente?», pregunta el portavoz.

El alcalde Joan Rotger replica que el Ayuntamiento «tiene la obligación de custodiar todo este material, pero no tenemos un lugar seguro ni espacioso donde guardarlo para evitar robos», por lo que las piedras se encuentran actualmente en una «finca particular» del municipio que ha hecho una «cesión de uso» a favor de la institución municipal. «Es un vecino que nos hace un favor», añade el regidor popular.

Rotger asegura que se trata de un «material noble» que se usará en futuros proyectos municipales todavía no concretados. Todos estos materiales de piedra formaban parte de la antigua Plaça Major desde la década de los años 40, por lo que se calcula que tienen unos 80 años de historia.

Valor económico

Desde el grupo Arrelam incluso han calculado el coste económico aproximado que podrían tener los elementos de piedra custodiados en una finca privada después de haberlo consultado a varios expertos. Así, valoran en unos 200 euros cada uno de los 90 metros lineales de los bordillos que delimitaban el espacio central de la plaza y en 2.000 euros cada uno de los catorce bancos de piedra que fueron retirados con la reforma. Asimismo, también calculan que había unos 170 metros lineales de las piedras que rodeaban los árboles y cada metro tendría un coste de 170 euros. Además, también aseguran que el empedrado de las aceras colindantes suma unos 120 metros cuadrados con un coste de 160 euros cada uno. En total, Arrelam calcula que el coste económico del material es de unos 94.100 euros, además del gran «valor sentimental» de este patrimonio.

Cabe recordar que la reforma de la Plaça Major ya se inició con polémica después de que el Ayuntamiento talara sin previo aviso todos los pinos que la caracterizaban.

Compartir el artículo

stats