Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Polémica vecinal

Las obras de un restaurante en Selva topan con la oposición vecinal

Residentes afectados exigen la paralización del proyecto al entender que no tiene licencia para habilitar la sala principal del negocio en un patio interior que limita con una veintena de propiedades

Imagen de las obras que se llevan a cabo en el patio interior del futuro restaurante. DM

Una veintena de vecinos del centro de Selva registraron este lunes en el Ayuntamiento un escrito firmado por todos ellos en el que reclaman la «paralización inmediata» de las obras de construcción de un nuevo restaurante que se desarrollan en un patio interior que limita con sus propiedades al entender que se han producido diversas irregularidades y que el proyecto presentado ante la institución municipal oculta el número de plazas que tendrá el negocio en los jardines limítrofes con las viviendas de los vecinos afectados, que también reclaman la revisión de la licencia y la convocatoria de una «reunión urgente» con la corporación municipal y los técnicos para que informen «en qué situación se encuentra el proyecto».

En el escrito registrado el lunes, dirigido al alcalde Joan Rotger, los residentes explican que el pasado 6 de mayo el Ayuntamiento otorgó una licencia para la reforma y el cambio de uso de una vivienda ubicada en la Plaça Major que «se basó en un proyecto básico que permitía la ampliación de la vivienda sin ningún visado del colegio profesional». El 13 de mayo, los promotores presentaron un proyecto de ejecución y modificación del básico ya visado en el que «aumentaban las plazas autorizadas en la licencia inicial, pasando de 50 plazas a 72» y sin especificar «cuántas plazas se ocuparán en los jardines» que, según los promotores, constituirán «la sala principal del restaurante».

Según los firmantes, el alcalde Rotger ha explicado a los vecinos que «en el proyecto solo tenían permiso para hacer un restaurante de interior, sin referirse a la sala exterior». 

A partir de un informe del asesor jurídico municipal del 7 de junio, el Ayuntamiento comunicó a los promotores que el proyecto de ejecución «no se ajusta al proyecto básico» porque, entre otros aspectos, se habían aumentado las plazas declaradas en el proyecto inicial. Entonces, la propiedad presentó una nueva modificación de las plazas para reducirlas de nuevo a 50, aunque distribuidas de forma diferente y «sin decir cuántas plazas piensan poner en la sala exterior de los jardines».

Los vecinos denuncian que durante las obras, iniciadas en julio, «ya se han cambiado forjados y abierto ventanas en diferentes fachadas sin ninguna decisión de la junta de gobierno, a pesar de las reiteradas denuncias vecinales». Aseguran que «es constante» la presencia de un camión de transporte ocupando la vía pública en la Plaça Major de Selva.

Asimismo, consideran que el restaurante implica un cambio de uso que «incumple la normativa» y que el callejón privado de acceso «no cumple las condiciones pertinentes», además de que la utilización de los jardines «provocará graves perjuicios a una amplia comunidad de vecinos», ya que más de una veintena de casas limitan directamente con la parcela. Los vecinos creen que el restaurante «necesita más permisos» que los de una «actividad permanente menor» a la que se acogió la promotora.

Joan Rotger (PP): «Las obras se ajustan a la licencia concedida»

El alcalde de Selva, Joan Rotger (PP), aseguró a este diario que las obras de construcción del restaurante «a día de hoy se ajustan a la licencia otorgada por el Ayuntamiento», según una reciente inspección del área de Urbanismo. En este sentido, añadió que la licencia se ha concedido para «hacer unas obras», con independencia de la distribución que la promotora quiera realizar en el local. 

En cuanto a las posibles molestias que la actividad pueda ocasionar a los vecinos, Rotger señaló que esta posibilidad «todavía no ha sucedido» y que el Ayuntamiento «no puede hacer urbanismo preventivo». «Si cuando esté abierto se aprecian irregularidades, el Ayuntamiento aplicará la disciplina urbanística», concluyó.

Compartir el artículo

stats