Servicios públicos

Alcúdia incorpora la recogida de materia orgánica al nuevo contrato

La junta de gobierno aprueba los pliegos para adjudicar el servicio con un coste anual de 4,6 millones de euros

Basuras acumuladas en Alcúdia durante la huelga del pasado julio.

Basuras acumuladas en Alcúdia durante la huelga del pasado julio. / DM

Joan Frau

Joan Frau

La junta de gobierno local del ayuntamiento de Alcúdia ha aprobado este martes los pliegos para la nueva contrata de recogida de residuos y limpieza viaria que por primera vez incorpora la recogida puerta a puerta de materia orgánica en algunas zonas del municipio, una de las principales novedades del futuro contrato, que estará 31 días en exposición pública antes de abrir las plicas como paso previo a la adjudicación del servicio a una nueva empresa.

La aprobación de los pliegos desactiva la convocatoria de huelga de los trabajadores de la recogida de residuos, que habían dado margen hasta esta semana al Ayuntamiento para que realizara el trámite bajo la amenaza de iniciar un nuevo parón indefinido como el del pasado julio, cuando las calles quedaron llenas de basuras acumuladas en plena temporada alta turística.

La institución municipal considera que el futuro contrato «dará un impulso muy importante a la recogida de basuras del municipio y al reciclaje», ya que «se aumentarán los porcentajes» de la separación de residuos con respecto a la situación actual. 

El futuro contrato incluye tres lotes: limpieza viaria, recogida de residuos y gestión del punto verde. En total, tendrá un coste anual de 4,6 millones de euros y el servicio se adjudicará por un plazo de seis años, por lo que supone una inversión total de unos 27 millones de euros.

En este sentido, el alcalde de Alcúdia, Domingo Bonnín (El Pi), destaca la «gran mejora» para el municipio que supondrá la contratación con las nuevas condiciones incluidas en los pliegos. «Es muy importante la recogida puerta a puerta no solo en la planta hotelera, que ya se venía haciendo, sino también en los grandes consumidores del municipio como supermercados, restaurantes o grandes almacenes».

Bonnín añade que uno de los aspectos «más relevantes» es que en los pliegos «queda reflejada una gran mejora de las condiciones laborales de los trabajadores de la futura empresa adjudicataria» porque el contrato se adaptará a las condiciones incluidas en el convenio autonómico.

De esta forma, «se retirarán los residuos de la calle y se recogerán en el lugar donde se producen, por lo que se evitarán las idas y venidas de bolsas y carros de basura para llevarlos a las áreas de aportación».