Suscríbete Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda: Una tregua para levantar fundamentos sólidos

Vista del Hotel Formentor Royal Hideaway Hotel

Las interpretaciones del ayuntamiento de Pollença y el GOB sobre lo que ocurre en el Hotel Formentor se repelen entre sí. Son diferentes de modo radical y en medio de ello navega un paraje natural tan delicado como extraordinario y una opinión pública sumergida en un mar de dudas, porque hoy le dicen blanco y mañana negro. Son motivos más que suficientes para imponer un parón, clarificar las cosas y, si es posible, restituir lo deshecho.

No se producirá porque el Ayuntamiento tiene acreditada de forma reincidente su predisposición a dar por bueno todo lo que se haga en el hotel insignia. En todo caso, los ecologistas tendrán que buscar amparo legal y mayor respaldo social para hacer valer unas tesis de incompatibilidad urbanística que parecen prudentes. Incluso la suspensión cautelar del Plan General por incompatibilidad con otras normativas, alegada por el Ayuntamiento, parece aconsejar una tregua en el hotel Formentor. La impresión, sin embargo, es la de que se avanzará en la política y práctica de hechos consumados.

Compartir el artículo

stats