Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agricultura de precisión

Agromallorca implanta un programa europeo que se basa en una plataforma que incluye algoritmos de inteligencia artificial mientras que la vaquería apuesta por las pruebas genómicas para mejorar la viabilidad del rebaño

Agricultura de precisión (1)

Agricultura de precisión (1)

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Agricultura de precisión (1) Rosa Ferriol

La innovación es la gran esperanza de la agricultura que encuentra en la tecnología la aliada perfecta para lograr una mejor producción. Así ocurre en los invernaderos de Agromallorca, que ha introducido la «agricultura de precisión» en Balears, basada en una potente plataforma que incluye algoritmos de inteligencia artificial gracias a la tecnología que implanta AnySolution. Pero así como la digitalización desembarca en el invernadero de Agromallorca para una mejora de la producción del tomate de ramallet, la tecnología también va de la mano de las vaquerías como la de S’Hort de Son Coves en Campos, que junto a Formatge Burguera son dos de las explotaciones mallorquinas que disponen de un robot de ordeño que presenta grandes ventajas tanto para el bienestar animal como para la calidad de vida del granjero o granjera. De hecho, este dispositivo de ordeño automático es «otro concepto, pero si uno quiere seguir en este sector, es el futuro porque el sector de la leche es el más esclavo porque tiene un horario fijo que es igual si es entre semana, fin de semana o festivo y siempre debes estar allí a las 5 de la mañana y a las 5 de la tarde. El robot te cambia la manera de trabajar. Los jóvenes que quieran seguir, es el futuro. En la península, instalan uno detrás de otro», asegura Joana Mascaró, gerente de UPA (Unión de Pequeños Agricultores) que también es responsable junto a sus padres de la vaquería S’hort de Son Coves.

El técnico de Agromallorca explica cómo funcionan los sensores en los invernaderos. R. F.

Proyecto Ploutos

La gerente de Agromallorca, Isabel Vicens, explica que formar parte del programa europeo Ploutos surgió hace unos años como propuesta de AnySolution y Cooperatives Agro-alimentàries Illes Balears. En el programa participan distintos países, lo que permite el intercambio de conocimiento entre los distintos actores.

El técnico agrícola de Agromallorca, Pep Mora, detalla que se trata de un proyecto de digitalización de lo que es un invernadero. Es decir, se utilizan «sensores que proporcionan información de lo que está pasando en tiempo real en un invernadero». «Queremos sensorizar determinados parámetros para poder tomar las decisiones correctas en todo momento. Tenemos sensores de humedad, de temperatura, de fertilización y de radiación solar. Con todos estos parámetros, ajustamos, por ejemplo, el riego o la ventilación con la apertura de las ventanas», pone como ejemplo.

«Todo ello está conectado a través de una plataforma de internet a la que tenemos acceso a estos datos en tiempo real, evitando tener que venir in situ», añade Mora. El proyecto arrancó hace un año y «el balance es positivo porque todo lo que sea tener datos de lo que está pasando te permite tomar decisiones en base a una realidad que está medida, no tomas decisiones en base a intuiciones como ha sido siempre en la agricultura. Así se mejoran las producciones, se minimizan el consumo de insumos tanto fertilizantes como de agua, por ello, se puede decir que hay una reducción de la huella carbónica». «Somos una empresa circular y sostenible y todo lo que nos lleve a tomar decisiones más concretas para lograr un ahorro de recursos y que sea de provecho para la planta, es positivo», concluye Vicens.

Un detalle de los sensores. R. F.

Y de los invernaderos con sensores para una mejor producción del tomate de ramallet de Agromallorca al robot de ordeño que también permite un gran rendimiento a las explotaciones lecheras. Precisamente en S’Hort de Son Coves en este año y medio que hace que disponen de dicho robot han notado cómo ha aumentado su calidad de vida y el bienestar animal. «Las vacas están más tranquilas, no las notas estresadas porque no las fuerzas. Antes les imponíamos la hora de ordeñarlas, ahora van en función de sus necesidades y ellas mismas acuden a la máquina de ordeño, hay tráfico libre», resume Obrador, que precisa que la vaquería cuenta con el Certificado Welfair en Bienestar Animal. Y cuanto más tranquilas están, más leche producen. «Lo hemos notado mucho, desde que tenemos el robot han aumentado cuatro o cinco litros cada una. Es mucha cantidad por animal. Tampoco tienen enfermedades relacionadas con el estrés o por ordeñar más de lo que tocaba. De manera manual te basabas en la intuición y ahora el robot es como tener un veterinario y te lleva toda la gestión de la explotación», apunta Obrador. Además de un sistema de detección automática de la vaca, el dispositivo incluye una báscula, controla la temperatura del animal y analiza la leche para controlar la calidad. Además las vacas llevan un collar que controlan lo que comen, sus pasos o sus movimientos. «El robot analiza si la vaca está bien o si hay algún parámetro que sale de los valores normales y te avisa». «Toda la información la tenemos en el ordenador y en el dispositivo móvil. Si hay algún problema, el robot te llama y te avisa, por ejemplo, te puede avisar porque hay un animal que lleva tiempo sin pasar a ordeñarse o si está en celo. Si hay una que tiene poco movimiento, que está todo el día tumbada, te avisa y así acudes a ver que pasa», resume Obrador, que tiene claro que el robot de ordeño es el futuro para los jóvenes que quieran seguir en el sector, un sector que está «muy envejecido porque de las 16 explotaciones que se dedican a la leche, la mayoría de los dueños rondan entre los 60 y los 65 años.

Agricultura de precisión (2)

Agricultura de precisión (2)

Joana Obradar es la cuarta generación de la vaquería S’Hort de Son Coves, que no solo ha apostado por la tecnología que proporciona el robot de ordeño. También hacen uso de las predicciones genómicas en ganado vacuno lechero, que representa una herramienta de gran valor para implementar prácticas más sostenibles y alcanzar rebaños más eficientes.

Así lo explica Eugenia Peralta, de Zoetis, que cada tres meses se traslada de la península para hacer estas pruebas genómicas a los terneros. Se toma una muestra del cartílago y se lleva a analizar a Estados Unidos. Actualmente se disponen de pruebas genómicas que incorporan nuevos rasgos como longevidad de los animales, eficiencia en la alimentación o el bienestar de las vacas y los terneros. «En S´Hort de Son Coves decidieron, en junio de 2019, iniciar un programa de selección genética basada en una prueba genómica (CLARIFIDE® Plus) que, además de otros caracteres adicionales, aporta información sobre ocho rasgos de bienestar de las vacas: mastitis, cojera, metritis, retención de placenta, desplazamiento de abomaso, cetosis, fiebre de leche y enfermedad respiratoria. Y tres rasgos de bienestar de los terneros: viabilidad de los terneros, enfermedad respiratoria y diarrea. Esta información les ayuda en la toma de decisiones más rentables, más sostenibles y que tienen en cuenta la salud animal, contribuyendo en la mejora en la viabilidad del rebaño y de la propia explotación», explica la experta Eugenia Peralta.

Compartir el artículo

stats