Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La propiedad del Castell d’Alaró: «No vamos a esperar al Consell»

Los propietarios tienen una oferta privada sobre la mesa por 2,1 millones y dejan claro que nunca han llegado a un acuerdo con la institución insular

La montaña del Castell d’Alaró está a la venta. | DM

Hay oferta sobre la mesa para comprar la montaña del Castell d’Alaró por 2,1 millones de euros, la finca que precisamente pretende comprar el Consell de Mallorca. Según ha podido saber este periódico, un residente alemán en Alaró está interesado en adquirir la montaña de 575.000 metros cuadrados propiedad de la familia Ordinas, que desde el mes de abril dos inmobiliarias están comercializando por 2,5 millones. Los propietarios, con los que se ha puesto en contacto este periódico, lo tienen claro: «Nosotros somos mallorquines y nuestro deseo sería que la finca pasara a manos públicas. Después de 137 años siendo propiedad privada, hay una oportunidad histórica para que vuelva a ser pública pero no depende de nosotros. Ahora mismo la postura del Consell y de la propiedad está muy distanciada pero no depende de nosotros. Lo que está claro es que no esperaremos al Consell de Mallorca. La finca está en venta». Son palabras del abogado Miguel Ángel Ordinas, hijo del propietario del Castell d’Alaró desde 1999, Lorenzo Ordinas. De hecho, admite que están barajando «una oferta bastante importante que está pendiente de flecos». De todas formas, añade, «no tenemos prisa en vender. Si esta operación no llega a buen puerto, esperaremos a la siguiente».

Desde el mes de abril dos inmobiliarias están comercializando la montaña por 2,5 millones"

decoration

Ordinas ha querido dejar clara la postura de la familia en esta historia de la venta del Castell d’Alaró. Hasta ahora habían guardado silencio pero ha llegado el momento de hablar. Cabe recordar que este lunes, Diario de Mallorca publicó que estaba en venta la montaña del Castell d’Alaró que pretende comprar el Consell. El mismo lunes, la consellera insular de Territori, Maria Antònia Garcías aseguró que incluyó la compra del Castell d’Alaró en las inversiones de la ecotasa porque tenía un «acuerdo» con la propiedad. Pues bien no había tal acuerdo: «Es absolutamente falso». Y precisamente fueron las declaraciones de la consellera insular de Territori la gota que colmó el vaso. «En esta legislatura nuestro único contacto con el Consell fue el 29 de agosto de 2022 cuando me llamó Garcías y me solicitó una reunión urgente a las 16 horas en la sede de la conselleria en la calle General Riera 113. Me dijo que el Consell tenía la intención de comprar el castillo y que en 48 horas les acaba el plazo para presentar un proyecto para los fondos de la ecotasa», resume Ordinas. «Garcías me dijo que su oferta era un millón de euros y me exigió como condición que reconozca en documento público que voy a reconocer la titularidad de las murallas a favor del Estado. La respuesta fue rápida: Las murallas son nuestras y el precio de la montaña son 2,5 millones. Fin de la reunión», zanja Miguel Ángel Ordinas que de todas maneras recordó a Garcías que la montaña estaba a la venta en dos inmobiliarias desde abril. «No me lo creo fue su respuesta», concluye Ordinas, que le reiteró a Garcías que no había acuerdo.

"Las murallas son nuestras y el precio de la montaña son 2,5 millones"

decoration

La familia propietaria deja muy claro que «jamás ni en la legislatura pasada ni en esta hemos llegado a un acuerdo con el Consell de Mallorca». Rememora que en la pasada legislatura tuvo dos encuentros con Mercedes Garrido (que era titular de Territori) que se puso en contacto con la familia para expresar la voluntad de la institución de comprar el castillo. En la primera reunión con Garrido, relata Ordinas, le trasladé que el precio de tasación de la finca eran 2,5 millones de euros. Relata que transcurrieron siete u ocho meses sin noticas del Consell hasta que salió en los medios anunciado a «bombo y platillo» que el Consell comprará la finca por 1.053.000 euros con fondos de la ecotasa. «A parte de la sorpresa que nos causó porque en la reunión les fijamos el precio de 2,5 millones, nos causó indignación. Exigimos una reunión con la consellera Garrido. Nos reiteró su oferta que nosotros rechazamos rotundamente», describe Ordinas. Luego se justificó la «no compra por motivos de covid pero la realidad es que rechazamos su oferta».

Este mismo lunes se insinuó que la puesta a la venta era una medida de presión de la familia pero lo niegan rotundamente. «Hace muchos años que por parte del Consell de Mallorca tanto con el PP como con el Pacte en el equipo de gobierno se vienen haciendo manifestaciones sobre el Castell d’Alaró totalmente falsas con la finalidad de desacreditarnos como propietarios ante la opinión pública. Hasta ahora hemos guardado silencio pero llega un punto en que los propietarios del castillo no podemos permitir que PP y PSOE pretendan obtener un rédito político a nuestra costa y a costa de nuestra propiedad», manifiesta Ordinas. «Hace años que PP y PSOE se pelean para ponerse la medalla de comprar el castillo», añade.

«Para mi padre ha sido un honor ser propietario del Castell d’Alaró. Jamás hemos puesto ningún impedimento para que el pueblo de Alaró, los mallorquines y los visitantes pudieran visitar nuestra finca. Esta finca emblemática exige tiempo y una dedicación que actualmente no podemos ofrecer y por eso está en venta a través de dos portales inmobiliarios, una agencia de Alaró y otra en Alemania», justifica Ordinas.

«Las murallas no se negocian, son propiedad privada»

La familia Ordinas aclara que se vende toda la montaña del Castell d’Alaró a excepción del oratorio y de la hospedería, que pertenecen a la iglesia pero «el resto de la montaña, incluidas las murallas y las ruinas de la antigua fortificación, son propiedad privada y forman parte de la operación inmobiliaria de venta». «El Estado no tiene ni un metro cuadrado del Castell d’Alaró», reconoce Miguel Ángel Ordinas que recuerda que en 1885 el Estado puso en venta pública toda la montaña del Castell d’Alaró a excepción del oratorio y de la hospedería. Esto está publicado en el Boletín Oficial de las Islas Baleares. No se excluyeron ni las murallas ni las ruinas, como si se hizo con el oratorio y la hospedería. «Mi abuelo compró la finca en 1935 y mi padre Lorenzo Ordinas es propietario desde 1999».

Cabe recordar que el Consell lleva años negociando con Madrid la cesión de la zona de la montaña en la que se ubican las murallas, una operación que sigue sin cerrarse. Precisamente Ordinas desvela que en junio recibió la llamada de la delegación en Palma de Patrimonio Estatal. «La cesión de las murallas al Consell hace meses que está bloqueada. La familia consta como titulares registrados de las murallas. El registro no nos permite inscribir las murallas en favor del Estado y evidentemente tampoco hacer la cesión», le detallaron. El acuerdo que le ofrecía el Gobierno, describe, era que el Estado se quedaba con la entrada del castillo, las escaleras, la torre y la muralla adyacente. Cien metros. La respuesta de Ordinas fue tajante: «Esto no se negocia, las murallas son privadas». Además, avisa, «cualquier intento del Estado de inscribirse a su favor las murallas para posteriormente cederlas al Consell, tendrá respuesta de la familia con acciones legales. Las murallas son propiedad privada. Se subastaron en 1885, está documentado en escritura y publicado en el BOIB», zanja Ordinas.

Compartir el artículo

stats