Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Familias de Bunyola reclaman que vuelva la atención pediátrica a la UBS

El servicio se dejó de prestar con la pandemia y desde entonces tienen que ir a Santa Maria

La fachada principal de la Unidad Básica de Salud de Bunyola. |

Un grupo de familias de Bunyola reclama que se recupere la atención pediátrica en la unidad básica de salud (UBS) de la localidad, ya que actualmente se tienen que desplazar hasta el centro de salud de Santa Maria, lo que supone un problema para padres y madres que no tienen coche, y también en aquellos casos de urgencias que se produzcan, por ejemplo, en la guardería. Los residentes han presentado instancias ante el ayuntamiento de Bunyola para ejercer presión sobre la conselleria de Salud, a fin de que se recupere el servicio.

El origen del problema se remonta a marzo de 2020. Con el inicio de la pandemia se suprimió la atención que prestaban una pediatra y una enfermera pediátrica de lunes a viernes por las mañanas en la UBS.

Ese servicio se trasladó a Santa Maria, en el marco de la política de Salud de centralizar la atención en aquellos meses de crisis sanitaria. Sin embargo, se quejan los vecinos, una vez controlada la pandemia, no se ha vuelto a la situación anterior.

«Esto supone, para las familias de Bunyola, desplazamientos a Santa María de, como mínimo, 15 minutos en coche. Y no todas las familias disponen de un vehículo para hacer los desplazamientos. Además, hay niños que están al cuidado de abuelos que no conducen», argumentan las familias afectadas. Aseguran estos padres y madres de Bunyola que, cuando la UBS tenía atención pediátrica, se garantizaba una atención inmediata ante cualquier urgencia. En este sentido, explican que, recientemente, un niño se hizo un corte en una ceja al caerse.

El personal de la escuela lo llevó a la UBS mientras llegaban los padres, pero allí se les dijo que no lo podían atender ya que la enfermera presta sólo atención a adultos. «Los padres tuvieron que llegar para recoger al niño y llevarlo a Santa Maria, donde lo atendieron», indican.

Ante estas reivindicaciones, fuentes del Ibsalut informaron ayer de que este departamento tenía un plan provisional para ampliar la UBS de Bunyola, que se había quedado muy pequeña, mientras se tramita el proyecto de nueva unidad básica, un plan a largo plazo. El Ibsalut propuso al Ayuntamiento a ver si le podía dejar una parte del espacio municipal que utiliza la asociación de la tercera edad, con la que comparte inmueble la actual UBS.

Según estas fuentes, la idea era hacer tres nuevas consultas para atender «todas las necesidades de la población». En un principio, de acuerdo a esta versión, el Consistorio respondió afirmativamente y, de hecho, se hicieron obras de acondicionamiento. Sin embargo, señaló el Ibsalut, la asociación vecinal reclamó al Ayuntamiento no perder ese espacio y ese proyecto de ampliación se tuvo que frenar cuando estaba casi listo.

Compartir el artículo

stats