Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patrimonio

Un restaurante de lujo o un hotel de interior, posibles usos del convento de Lloret

La negativa de Paradores Nacionales a gestionar el complejo religioso obliga al Ayuntamiento a buscar alternativas para su explotación económica

Imagen del patio interior del convento de Lloret. Joan Frau

El convento de los Dominicos de Lloret de Vistalegre, recientemente reformado, podría albergar un restaurante de lujo o un hotel de interior en un futuro próximo si prosperan algunas de las propuestas ofrecidas al ayuntamiento del municipio del Pla. En un principio, la institución municipal tenía interés en que una parte del antiguo complejo religioso pudiera transformarse en el primer parador nacional existente en Mallorca, aunque hace unos meses la institución nacional que gestiona este tipo de establecimientos turísticos declinó esta posibilidad alegando que por ahora no tiene previsto abrir ningún parador y que se centrará en mejorar los ya existentes en todo el territorio nacional.

La negativa de Paradores Nacionales obligó al Ayuntamiento a estudiar nuevas probabilidades para obtener un rendimiento económico del edificio histórico recién rehabilitado y que también alberga las oficinas municipales.

El alcalde de Lloret de Vistalegre, Antoni Bennasar (Endavant Lloret), explica que el Ayuntamiento ha recibido diversas ofertas de promotores interesadas en explotar las antiguas instalaciones religiosas. En concreto, dos de los interesados se han comprometido a presentar anteproyectos a las oficinas municipales para que la institución pueda estudiar las propuestas. Uno de los promotores está interesado en abrir un restaurante «de nivel, incluso con estrellas Michelín», según Bennasar, mientras que el otro se habría interesado en abrir un hotel de interior complementado con un restaurante. 

El Ayuntamiento espera la documentación que ambos promotores se han comprometido a presentar en los próximos meses. «Abriremos las puertas a posibles interesados, aunque la decisión no se tomará en esta legislatura y deberá ser el futuro equipo de gobierno el que decida el plan de usos del convento», explica el alcalde, que no tiene intención de volver a presentarse como candidato de la agrupación de electores Endavant Lloret después de dos legislaturas seguidas gestionando el Ayuntamiento.

El complejo religioso ha sido recuperado para el patrimonio colectivo. Sus orígenes se remontan a mediados del siglo XVI, cuando una comunidad de franciscanos de clausura que residió en la localidad del Pla cedió las dependencias a los padres dominicos en el año 1583. Esta orden religiosa puso la primera piedra de la actual iglesia en 1591 y a mediados del siglo XVII edificó el complejo del convento, en el que también residieron las monjas franciscanas. El edificio cuenta con numerosas dependencias que suman unos 5.000 metros cuadrados, de los que unos 2.000 han sido completamente reformados.  

El municipio sigue a la espera del nuevo planeamiento urbanístico

El municipio de Lloret sigue a la espera del documento inicial de las futuras Normas Subsidiarias (NNSS) cuya redacción cedió al Consell de Mallorca, institución que a su vez licitó la elaboración de la normativa urbanística a una empresa externa con sede en Valladolid. «Todavía no hemos visto el documento inicial», lamenta el alcalde, que destaca el «interés» de los residentes en contar con unas nuevas NNSS. El Ayuntamiento aprobó hace poco de forma inicial un nuevo Plan de Movilidad que no puede aplicarse hasta que no entre en vigor la nueva normativa urbanística.

Compartir el artículo

stats