Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda

Lletra menuda: Los avances medioambientales

Podremos hablar con solvencia y propiedad de la diversificación de la industria y los servicios de Balears el día en que cualquier avance o ampliación pueda desvincularse del turismo. Todavía no ha llegado este momento.

Se unifican y amplian las reservas marinas de El Toro y las Malgrats, en la costa de Calvià, y las autoridades –el Govern cuidó de tener máxima representación del PSOE, Podemos y Més en el anuncio oficial– hacen especial énfasis sobre las 60.000 inmersiones anuales de buceo turístico que se hacen en Balears. Dicho de forma más rápida, disponer de 3.000 hectáreas más de aguas protegidas en un archipiélago que solo cuida el 0,2% de su mar, se convierte en cebo para buceadores europeos.

Pero aparte del cartel turístico que se antepone a todo, establecer la reserva marina que el ayuntamiento de Calvià venía reclamando desde 2020 significa un avance medioambiental que, por sus condiciones naturales de lugar y espacio, se ve poco pero deberá resultar efectivo. Así se explica que se hayan implicado en ello pescadores y ecologistas.

Se espera obtener mejor capacidad regeneradora del ecosistema y dentro de él unas capturas de pesca más rentables para las cofradías y más atractivas, en cuanto a dimensión y calidad, para el consumidor.

Dentro de la satisfacción general expresada por todas las partes implicadas en la ampliación de las reservas marinas de El Toro y Las Malgrats planea todavía una reivindicación. Es la de extender estos espacios en el conjunto del litoral balear. No todo pueden ser yates y bañistas o meras actividades de recreo que perderán su encanto si no se miman los valores naturales.

Compartir el artículo

stats