Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La falta de lluvias deja a Sóller en situación de alerta por sequía

La alta demanda que se está registrando durante este verano ha disparado el consumo de agua potable hasta los 4.000 metros cúbicos al día, según datos de la concesionaria municipal

El Sindicato de Riegos expresa su preocupación por el estado de las fuentes de Sóller. J. Mora

La alta demanda que se está registrando durante este verano ha disparado el consumo de agua potable hasta los 4.000 metros cúbicos al día en Sóller, según contabilizan estos días los contadores de Aqualia, la concesionaria del servicio municipal de aguas, que también ha registrado un preocupante descenso en el nivel de los acuíferos subterráneos de Ses Fontanelles que proporcionan la mitad de estos recursos. Esta situación que ha encendido las alarmas en el Ayuntamiento.

La fuerte demanda de agua potable se explica por ser la época del año de mayor presión poblacional que tiene el municipio, propiciada por la afluencia turística y porque los negocios de este sector funcionan a pleno rendimiento. En contraposición a esta circunstancia, este año resulta ser un ejercicio extremadamente seco, lo que ha llevado a una situación límite a los recursos hídricos del valle dejando a los manantiales que hay en las faldas de las montañas bajo mínimos y los pozos de Ses Fontanelles a un nivel muy bajo.

Los datos ponen de manifiesto que la mitad de los recursos hídricos que se necesitan para abastecer a la población provienen de los pozos de Ses Fontanelles, que actualmente proporcionan un caudal de 2.000 metros cúbicos diarios de agua potable. El problema que ha detectado Aqualia es el descenso del nivel freático propiciado por la elevada demanda y por las escasas precipitaciones registradas este año, lo que sitúa a 24 metros de profundidad su nivel freático. Los técnicos han constatado que estos pozos registran importantes oscilaciones en su nivel, ya que puede bajar hasta los 60 metros de profundidad, algo que atribuyen a razones naturales según la procedencia de las vetas de agua de las que se alimentan los acuíferos.

Sa Costera

Para asegurarse el abastecimiento, la red municipal debe recurrir estos días a otros caudales de agua potable. En estos momentos ya está en servicio la canalización del trasvase de Sa Costera que aporta un caudal que se sitúa en los 1.100 metros cúbicos diarios. El resto de agua se obtiene de diferentes manantiales de comunidades de regantes con las que Aqualia y el Ayuntamiento tienen convenio de uso. Ahora mismo se obtienen 900 metros cúbicos de la fuente de Na Lladonera, mientras que las de Cas Patró Lau y la Font Nova han parado el suministro a la red municipal para poder destinar su caudal al riego agrícola.

En contraposición a la situación que presentan los acuíferos de Sóller actualmente, las reservas hídricas de la Serra de Tramuntana se encontraban en situación de normalidad el pasado julio, concretamente al 50% de su capacidad, según informó la conselleria de Medio Ambiente. Este departamento cree que esta unidad de demanda entrará en situación de alerta por sequía en breve.

Compartir el artículo

stats