Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La promoción, clave para la supervivencia de la almendra mallorquina

Arranca la campaña con malas perspectivas debido a que «el precio está muy bajo»

Las explotaciones ya han empezado la campaña de recogida de almendra. | IGP AMETLLA DE MALLORCA

«La campaña de almendra no se presenta bien». Así de claro habla el presidente de Camp Mallorquí, Miquel Gual. Es verdad que hay bastante almendra pero en California «hay una burrada», en consecuencia, el precio está muy bajo. «Ronda los 3,5 euros el kilo pero hay que tener en cuenta que el precio de producción está a cinco, vamos un euro y medio por debajo del precio de mercado. Es un drama y la única solución que hay es el plan que tenemos en Camp Mallorquí de salir de precio de lonja, es decir, el precio de referencia mundial. Este año no sé si podremos lograrlo, pero es nuestra idea», argumenta Gual. «Es imprescindible salir del precio de la lonja como en su día salió el vino. Si no se sale, es imposible la viabilidad de la almendra de Mallorca. Ello pasa por una comercialización muy buena de parte del Camp Mallorquí y una promoción y control también muy buena de parte de la IGP Ametlla de Mallorca», sentencia Gual.

El presidente del Camp Mallorquí concreta que en el caso de la almendra, las lonjas de referencia son Reus y California. «El tema es que en Mallorca el vino y el aceite de las DO no van a precio de lonja, van dos o tres veces más caros porque producir en Mallorca es muy complicado y, si encima, debes competir con California estás muerto antes de empezar porque no podemos competir ni por extensión ni por mecanización».

«La solución es salir del precio de lonja. ¿Cuáles son las herramientas? Las DO y la IGP. ¿Qué ha pasado en el caso de la almendra? No se han hecho los deberes. No podemos depender de si California tiene buena o mala cosecha. No podemos esperar que haga una granizada en California para que la almendra de Mallorca vaya cara. O nos independizamos de las lonjas o no saldremos. Es en lo que estamos trabajando en Camp Mallorquí», sentencia Gual que para lograr tal independencia del precio de las lonjas, hay que lograr que «pasteleros, heladeros y panaderos de Mallorca utilicen nuestra almendra y que en sus productos salga el logo de IGP Ametlla de Mallorca e intentar vender la almendra con los envases que el consumir demande».

«Hice un compromiso público con los socios de Camp Mallorquí que este año sería el último que iríamos a precio de lonja pero con los precios tan baratos deberemos hacer un esfuerzo para pagar al precio de coste de la producción. Este es el drama», describe Gual que incide en que «ya estamos haciendo mucho trabajo con el tema de la promoción» para revertir la situación.

Esta semana ha empezado la campaña de recogida de la almendra. Desde la IGP Ametlla de Mallorca apuntan que la previsión de cosecha se estima que tenga un aumento de un 25% si se compara con la campaña de 2021 que se vio afectada por grandes heladas. En cuanto al precio, desde Camp Mallorquí se recalca que los frutos procedentes de las fincas IGP tendrán un precio más alto de compra, un 30% más, para lograr que más explotaciones entren dentro del registro de la IGP y lograr que toda la almendra que se produzca en Mallorca se pueda vender como tal.

La almendra adscrita al sello IGP Ametlla de Mallorca se produce aproximadamente en 4.000 hectáreas pertenecientes a 270 explotaciones de almendros. Además, se encuentran registradas once empresas procesadoras que almacenan, trocean, repelan, tuestan y envasan Almendra de Mallorca con el sello IGP.

«Nos queda mucho camino por recorrer. Especialmente queremos incrementar el valor de la IGP Ametlla de Mallorca de cara al consumidor de almendra. Es importante que se conozca la repercusión que tiene para el sector, para el paisaje y para la sostenibilidad económica y medioambiental de nuestra isla», explica Antoni Bonafé, presidente de la IGP Ametlla de Mallorca.

Compartir el artículo

stats