Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Denuncia ante el Seprona por un vertido de fecales en la playa del Port de Sóller

Denuncia ante el Seprona por un vertido de fecales en la playa del Port de Sóller

El Ayuntamiento de Sóller denunciará ante el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil el nuevo vertido de aguas fecales que se ha producido en la playa del Mónaco del Port de Sóller. El agua residual procedía de la estación impulsora situada bajo la plaza de Sa Torre. Recientemente se produjo un escape similar que obligó a cerrar un tramo de la playa y una de las duchas, acción que este miércoles ha tenido que repetirse.

El concejal de Turismo, Sebastià Aguiló, ha informado que el caso será trasladado al Seprona para que lleve a cabo las acciones contra los vertidos que provienen de la red que gestiona la Agencia Balear de la Calidad del Agua (Abaqua), un organismo dependiente de la Conselleria de Medi Ambient. Aguiló se ha mostrado indignado por la situación que se ha dado, en plena campaña turística, y por ser la segunda que se conoce a lo largo de este verano. El edil ha reclamado ante los medios una actuación de Abaqua para subsanar las deficiencias que presenta la instalación que sirve para impulsar el agua residual que se genera en el Port de Sóller hasta la planta depuradora que está en Sóller.

Denuncia ante el Seprona por un vertido de fecales en la playa del Port de Sóller Joan Mora

Sebastià Aguiló ha lamentado que se sigan dando estas situaciones en el municipio, un hecho que ha atribuido al mal estado de las instalaciones que gestiona la Conselleria de Medi Ambient. Además ha recriminado que se produzca en plena campaña turística. 

El vertido ha sido localizado por un vecino que ha alertado al propio edil de Turismo, que precisamente estaba en la plaza de Sa Torre con técnicos de la Conselleria de Agricultura y de la empresa pública Tragsa que instalaron unas sondas en la red de alcantarillado. Estos sensores tienen como finalidad analizar el nivel de salinidad del agua residual y poder acotar la zona donde tiene su origen. El agua fecal de Sóller es extremadamente salada, lo que la hace perjudicial para el uso en el riego agrícola una vez que ha sido tratada en la estación depuradora.

Compartir el artículo

stats