Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Son Fornés, una «joya arqueológica mundial»

Los expertos sostienen la hipótesis de que éste sea uno de los dos municipios romanos no identificados de Mallorca

Equipo de excavación de Son Fornés, en Montuïri. BIEL GOMILA

La gran cantidad de materiales y la aparición de un pozo de 13 metros de perímetro, junto a la hipótesis de la existencia de un poblado romano, son los descubrimientos de la 16 campaña de excavaciones en el yacimiento arqueológico de Son Fornés y en la cual se ha incorporado drones. La campaña concluyó ayer.

Los trabajos se han desarrollado en un área hasta ahora inexplorada al sur del talaiot número 3 que corresponden a la época imperial romana de inicios del siglo II de nuestra era. Este hecho de gran relevancia ha permitido creer en la posibilidad «bien plausible» que Son Fornés sea uno de los dos municipios romanos no identificados de Mallorca y de quienes se conoce su existencia, pero no su ubicación. Los recientes hallazgos han permitido certificar que estuvo más tiempo poblado del que se estimaba.

Ha aumentado en 616 metros cuadrados el área musealizada donde han sido excavados 300 metros. Las cronología del poblado arranca en el periodo talayótico (1000-500 años a.C.) y sigue en el postalayótico (550- 250 a.C.) y romano (250 a.C. a 110 d.C.).

Pozo romano en Son Fornés. | BIEL GOMILA

Hallazgos del mayor número de restos de hierro desde la primera excavación en 1975, elementos de bronce y la sorprendente existencia de instrumentos de cosmética y maquillaje personal han sido sobresalientes novedades de este año. El pozo ha sido calificado de espectacular por sus dimensiones de 13 metros de perímetro. Se ha extraído tierra hasta dos metros de profundidad. Su volumen demuestra el dinamismo de una numerosa población y cuyo uso no era meramente para bebida, sino también para otros diversos, como el industrial. La directora Cristina Rihuete ha calificado Son Fornés como la superficie más monumental de su época en las Balears con el mayor proyecto existente en su modalidad. Destacó la extensión total identificada de 30.000 metros cuadrados y afirmó que «se trata de una gran joya arqueológica mundial». En el éxito de la campaña cabe valorar la labor del equipo de arqueólogos de la UAB y del museo de Son Fornés, el apoyo del Ayuntamiento, el altruismo de los voluntarios, la dedicación de los miembros de Asome Grup d’Arqueologia Social Mediterrània y las ayudas de la brigada municipal y Protección Civil.

Compartir el artículo

stats