Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda

Confirmado el problema, urge la solución

Después de meses de disputas sobre si unos exageraban y otros camuflaban, llega el estudio de IMEDEA que confirma, puntualiza y localiza los males de las castigadas aguas del Port de Pollença. Con el papel oficial y competente en la mano, la polémica larvada durante tanto tiempo queda estrangulada y también se extinguen los pretextos para no actuar, en materia sanitaria y medioambiental, sobre una bahía «que no está muerta pero sí degradada». El mismo órgano evaluador recuerda a las administraciones afectadas que están en la obligación de coordinarse para poner remedio a la contaminación.

El diagnóstico indica que el mal principal no radica en la depuradora, aunque no es un buen síntoma que ésta vierta alegre en el torrente. Habrá que focalizar por tanto las intervenciones sobre las pérdidas que presentan las redes de saneamiento y pluviales, aparte de las urbanizaciones sin sistemas de conexión. La playa de Albercutx necesita recuperar su buen nombre, dignidad natural y la gente su buen uso y disfrute.

Compartir el artículo

stats