Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sóller, un destino de cinco estrellas

Las plazas hoteleras de lujo han dado un salto más que cualitativo en el municipio ‘solleric’ hasta el punto que en estos momentos representan el 84% de la oferta

Estampa veraniega que nos deja esta temporada el Port de Sóller. Joan Mora

Las plazas hoteleras de lujo han dado un salto más que cualitativo en Sóller en los últimos años hasta el punto que en estos momentos hay más plazas de hotel de cuatro y cinco estrellas que no de categorías inferiores. Hace quince años el número de camas turísticas de lujo era prácticamente testimonial ya que la gran mayoría eran de dos y tres estrellas. Así lo ponen de manifiesto las cifras de la conselleria de Turismo que revelan como en 2004 las plazas de hotel de cuatro y cinco estrellas representaban tan solo el 6% del total de camas. Se trata de una cifra que difiere mucho del 84% que representa actualmente este segmento centrado en el turismo de lujo. El proceso de reconversión de los hoteles y la nueva oferta que se ha creado en los últimos años ha propiciado que el número de camas de lujo hayan pasado a ser la abrumadora mayoría en Sóller.

No es para menos. De acuerdo con los datos más antiguos que dispone Turismo, las de 2004, en aquel ejercicio las plazas de cuatro y cinco estrellas sumaban solo 123 camas ante el resto de hoteles de menor categoría que en aquellos momentos sumaban 2.000 plazas. Nada que ver con la actualidad ya que Sóller ha pasado de tener 1.937 plazas de lujo de un total de 2.301 que se reparten los hoteles del municipio. A parte de la creación de hoteles que ya han nacido con categoría superior, se debe destacar el proceso de reconversión que han ejecutado los establecimientos. Así, en 2004 los hoteles de hasta tres estrellas sumaban 1.877 plazas frente a las 364 de esta misma categoría que hay en la actualidad.

Para el presidente de los hoteleros de Soller, Lluís Rullan, la modernización de los hoteles y el incremento de la calidad «es fruto del cambio de estándar del cliente». Explica que las exigencias del turismo han ido evolucionando, de manera que si hace dos décadas un cliente optaba mayoritariamente por alojarse en un hotel de tres estrellas, a día de hoy opta por establecimientos de cuatro y cinco estrellas. Por este motivo, Rullan detalla que los empresarios apostaron hace tiempo por una modernización de los establecimientos que estuvo acompañada por un incremento de categoría, «de manera que nos hemos ido adaptando a las demandas de la clientela». De la misma manera, apunta que el incremento de estrellas «ha hecho que el precio medio de una habitación también haya ido en aumento de manera proporcional». Si hace 20 años un turista pagaba una media de 5.000 pesetas por noche en un habitación de hotel (lo que equivale a 30 euros), hoy abonan unos 150 euros.

Rullan añade que las plazas hoteleras en sí prácticamente no han variado en los últimos años, apunta que solo se han incorporado el Jumeirah y alguno más, ya que el aumento importante de plazas se ha hecho en segmentos como agroturismos, apartamentos, hoteles rurales y de interior.

A parte de la reconversión que se ha realizado sobre una parte de la oferta hotelera, también se debe poner de manifiesto como el número de hoteles y camas turísticas han ido surgiendo en los últimos años. La fiebre de nuevos establecimientos abarca todos los sectores tanto en la categoría de agroturismos como hoteles de interior, solo por citar algunos ejemplos.

Así, si se suman todas las categorías, ahora hace 16 años, Sóller sumaba 2.681 plazas que se repartían 34 establecimientos. Hoy Sóller tiene 3.315 (un 23% más) que están repartidas en 51 establecimientos (un 50% más). A esta cifra se deben sumar las 3.594 plazas de alojamientos turísticos.

Quinto destino con más ocupación del Estado

El turismo va viento en popa en Sóller. Tanto es así que durante el mes de mayo el municipio solleric se situó como la quinta destinación turística de España por volumen de ocupación de sus plazas hoteleras con el 72,29%, tal y como refleja el informe de coyuntura turística y hotelera del INE. El informe analiza varios vectores que hacen que Sóller esté entre las zonas del Estado con mayor grado de ocupación, incluso por delante de capitales como Valencia, Sevilla e, incluso, Palma; unos destinos que por su atractivo turístico suelen ocupar lugares muy avanzados en el listado de zonas con mayor grado de ocupación. Los datos se centran únicamente en mayo, cuando ya se puso de manifiesto que la temporada turística de verano arrancaba con fuerza en Sóller. Los datos de junio y los de los meses de verano podrían hacer que el municipio se consolidase como uno de los destinos más potentes de España.

Compartir el artículo

stats