Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio Ambiente

Luz verde a la ampliación de la depuradora que comparten cuatro municipios del Pla

La comisión balear de Medio Ambiente informa a favor del proyecto de mejora de la infraestructura que sanea las aguas residuales de Sineu, Petra, Maria y Ariany

Imagen aérea de la depuradora, ubicada en el municipio de Ariany. DM

La comisión balear de Medio Ambiente ha formulado una declaración de impacto ambiental favorable al proyecto de ampliación y mejora de la estación depuradora que comparten los municipios de Sineu, Petra, Maria de la Salut y Ariany, ubicada en esta última localidad, al considerar que la ejecución del proyecto «no producirá impactos adversos significativos», aunque impone algunas medidas preventivas y correcciones para minimizar los impactos.

Esta infraestructura está mancomunada y da servicio a los citados municipios del Pla de Mallorca. El Govern cree necesaria la mejora y ampliación de las instalaciones para aumentar su capacidad mediante la sustitución de la mayoría de equipos electromecánicos y mejorar la calidad del agua depurada. 

El agua que depura esta depuradora se destina a la comunidad de regantes y usuarios, encargada de darle el tratamiento adicional pertinente de cara a su reutilización como agua regenerada.

El proyecto prevé actuaciones diferenciadas en cuatro niveles. En concreto, se prevén actuaciones en la propia estación depuradora, en la red de colectores generales, incluyendo las estaciones de bombeo, la construcción de un tanque de tormentas de 950 metros cúbicos y actuaciones en la laguna de infiltración-evaporación.

Tal y como está redactado el proyecto actualmente, se prevé que las obras se puedan ejecutar en un plazo de 12 meses tras su licitación. El presupuesto es de 2,5 millones de euros.

Las obras de construcción de la depuradora de Ariany se ejecutaron entre los años 1993 y 1994 y fue diseñada para tratar un caudal de 2.000 metros cúbicos de agua al día y dirigida a una población de casi 12.000 personas. El proyecto de ampliación contempla que, tras las obras, la depuradora podrá tratar hasta 2.500 metros cúbicos diarios para una población aproximada de 14.583 personas

Actualmente, debido al incremento de la población a la que da servicio este equipamiento, la conselleria de Medio Ambiente considera necesario revisar y actualizar los valores de caudales de agua residual para redimensionar las operaciones y los procesos de depuración. También considera «imprescindible» analizar «con detalle» la entrada de aguas pluviales en el sistema con el objetivo de plantear medidas que minimicen los inconvenientes causados por el agua de lluvia.

Así, el proyecto prevé mejoras en las diferentes estaciones de bombeo de aguas residuales ubicadas en los cuatro municipios a los que presta servicio la depuradora, así como la sustitución de los colectores y la ejecución de una nueva conducción de mayor capacidad y resistencia mecánica. Además, se construirá un tanque de tormentas para derivar el agua excedente a un depósito externo cuando se produzcan episodios de fuertes lluvias. Esta infraestructura se construirá en una zona potencialmente inundable, por lo que deberá elaborarse un estudio hidrológico que deberá ser aprobado por la dirección general de Recursos Hídricos.

Algunas de las medidas que deberán implantarse, según la comisión de Medio Ambiente, son el trasplante de las especies vegetales afectadas por las obras y la aplicación de criterios de integración paisajística en las nuevas edificaciones, entre otras prescripciones.

Energía pide la instalación de renovables en el proyecto

La dirección general de Energía y Cambio Climático ha instado a aprovechar las obras de ampliación de la depuradora para «plantear una penetración de renovables» mediante el aprovechamiento de biogás o la generación de energía fotovoltaica, ya que esta infraestructura «supondrá un consumo de energía eléctrica considerable».

No obstante, Abaqua responde que esta depuradora no dispone de espacio suficiente para ejecutar una instalación de una «dimensión relevante» para los consumos previstos y que la generación de biogás está descartada en este proyecto por falta de infraestructura para producirlo.

En cuanto a una posible planta fotovoltaica para el autoconsumo de la depuradora, Abaqua afirma que las cubiertas disponibles permitirían la implantación de una instalación solar insuficiente para la energía que necesita.

Compartir el artículo

stats