Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio Ambiente

Numerosos coches acceden a la playa de Formentor pese a las restricciones

Los informadores se concentran este año en el aparcamiento del hotel, desde donde impiden el paso al faro a los vehículos no autorizados

Vehículos acceden a la carretera de Formentor este mediodía a pesar de las señales de prohibido el paso. J.Frau

El tráfico motorizado entre el Port de Pollença y la playa de Formentor ha sido este jueves muy similar al de otros días a pesar de la entrada en vigor de las limitaciones de acceso a la península del norte de la isla entre las 10 y las 22,30 horas, una medida que sí se ha mostrado más efectiva en el tramo entre la playa y el faro, cuyo acceso solo es posible en transporte público y porque un grupo de informadores ubicados en el aparcamiento de la playa impide el paso a los vehículos no autorizados en dirección al faro.

No ha ocurrido lo mismo en la última rotonda del Port de Pollença, donde este año no hay informadores ni barreras y solo se han instalado un panel luminoso que informa de la prohibición de acceso y una señal vertical al principio de la carretera de Formentor con el mismo mensaje. A pesar de los indicadores de prohibido el paso, este diario ha podido comprobar cómo una gran cantidad de coches particulares y de alquiler accedían este mediodía a la carretera en dirección a la playa. De hecho, los vehículos privados pueden acceder al aparcamiento de la playa si lo solicitan con una antelación de tres días hábiles o bien si lo justifican tres días después de la visita con el ticket del parking.

En principio, el acceso en vehículo particular hasta la playa de Formentor solo está vetado en el caso de que se llene el aparcamiento, información que se ofrecerá a los conductores en el citado panel luminoso ubicado en la última rotonda del Port de Pollença antes del inicio de la carretera de Formentor. En este caso, el acceso solo es posible en los buses lanzadera habilitados para la ocasión, ya que no habrá plazas disponibles en el aparcamiento.

Esta es una de las novedades de la regulación de este año. La otra es la ampliación del horario de restricción hasta las 22,30 horas, cuando en los años precedentes terminaba a las 19 horas. El motivo es evitar las aglomeraciones de vehículos que cada año, al finalizar las limitaciones de tráfico, se producían en el faro para ir a ver la puesta de sol, una práctica que, según el Consell de Mallorca, minimizaba los efectos positivos de las medidas restrictivas.

Fuentes del ayuntamiento de Pollença han explicado a mediodía que el balance de las primeras horas de entrada en vigor de la medida ha sido positivo porque no se han producido grandes atascos en la playa de Formentor, a pesar de que el tráfico era similar al de un «día normal». Han destacado que este año el filtro de informadores se concentra en el aparcamiento de la playa y no en el Port de Pollença. También subrayan que el transporte público ha funcionado con normalidad y que han sido muchos los turistas que han utilizado el servicio, que se ha reforzado.

Así, el TIB ofrece la línea de bus 334 entre Alcúdia, el puerto de Pollença y el faro de Formentor, con paradas en el mirador del Colomer, la playa de Formentor, cala Figuera-cala Murta y faro. Las instituciones recomiendan a los visitantes que aparquen el vehículo en los viales de servicio de la ronda de circunvalación del Moll, donde hay tres paradas de bus en sentido Formentor. A diferencia del pasado año, este mediodía a apenas había turistas esperando el bus en la última parada antes de acceder a la carretera de Formentor.

El Consell destaca que este año habrá un servicio de bus cada 35 minutos y que la línea funcionará con siete vehículos de doce metros. En el tramo entre la playa de Formentor y el faro subirán dos buses juntos «para dar la máxima capacidad posible a la línea». Este verano la oferta de transporte público aumenta hasta las veinte idas y vueltas diarias, cuando el pasado año era de catorce. Mientras que en 2021 la última salida hasta el faro estaba programada a las 18,20 horas, este año el último bus saldrá a las 21,50 horas para cubrir todo el horario ampliado de las restricciones.

La regulación del tráfico, que este año se ha iniciado una semana más tarde de lo habitual debido a las obras de la Autoritat Portuària en el último tramo de la carretera de acceso al faro, estará vigente hasta el próximo 15 de septiembre. El objetivo de la medida es medioambiental y pretende evitar la masificación en una zona tan sensible como Formentor.

Compartir el artículo

stats