Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lletra menuda

Lletra menuda | Sin sombra de buena gestión es Trenc

No hay verano sin choque, artificial y provocado, entre el ayuntamiento de Campos y el Govern a cuenta del parque natural de es Trenc. Todo se resume diciendo que el PP, habitual en la alcaldía, no está nada convencido de su necesidad, practica el victimismo queriendo hacer pasar al municipio por desheredado del turismo y a partir de ello se provoca la confrontación institucional cuando en el Consolat de Mar habita un pacto de izquierdas.

En la edición de este año, el encontronazo vuelve a situarse en el parking público de Sa Barralina, estacionamiento destacado de los usuarios de es Trenc. Según los informes del Govern, ahora mismo está ocupado por la «dejadez» y el «abandono» sin expansión posible de sombra acogedora debido a la vegetación mustia y descuidada. Su mantenimiento es competencia municipal según un convenio firmado en abril de 2019. Ante esta situación, la conselleria de Medio Ambiente ha convocado a la alcaldesa y dos técnicos municipales para mañana, pero no hay previsiones de entente ni voluntad de cooperación. Ayer mismo, Xisca Porquer lanzando a las ondas radiofónicas su anhelo de que es Trenc deje de ser parque natural y reprochó al Ejecutivo autonómico una dejadez de funciones de mantenimiento de la playa que en realidad son de competencia municipal. Vamos, todo fuera de lugar y más bien ofensivo para el ciudadano que simplemente aspira a poder hacer buen uso de los bienes naturales que le son próximos o a los que se ha trasladado desde el lugar más recóndito atraído por el reclamo de su belleza.

Se confirma que la gestión administrativa de es Trenc no está a la altura de sus recursos. El ayuntamiento de Campos no solo desmerece la confianza depositada, sino que atiza la división vecinal a cuenta de una especulación urbanística ya imposible.

Compartir el artículo

stats