Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Calvià

Así será el Calvià del futuro: expropiación del Fortí, nuevas VPO en Galatzó y más parques públicos

El nuevo plan general de urbanismo de Calvià, que fue presentado ayer y al que le quedan aún meses de tramitación (el pleno debe votar este mes su aprobación inicial), dibuja el municipio del futuro para los próximos «20 o 30 años», según aseguró el alcalde socialista Alfonso Rodríguez Badal

Instalación del Fortí d'Illetes, que será objeto de expropiación.

El ayuntamiento de Calvià expropiará el Fortí d’Illetes, para crear un gran parque público y habilitar un centro de interpretación sobre memoria democrática en las antiguas dependencias militares, y hará lo propio en la marina de Magaluf con el circuito de kárting y el recinto del antiguo Aquapark (parque acuático que lleva años cerrado) para recuperar la zona húmeda. Un estudio económico municipal cifra en unos 22 millones de euros la cuantía de estas operaciones que engrosarán el patrimonio público del Consistorio, gobernado por PSOE y Podem-Més. 

Esta medida se incluye en la propuesta de revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que se presentará en el próximo pleno para ser aprobado inicialmente, un plan que, como remarcó ayer el alcalde Alfonso Rodríguez Badal (PSOE), «dibuja el Calvià del futuro para los próximos 20 o 30 años». El gobierno municipal presentó ayer las líneas básicas de un documento que se viene elaborando desde 2015 y que protegerá 1,2 millones de metros cuadrados (el equivalente a más de 90 campos de fútbol), terrenos que pasarán de ser urbanos y urbanizables a ser clasificados como suelo rústico protegido.

Estos solares, que se ubican por ejemplo en el entorno del Golf de Bendinat, es Capdellà, Peguera y por la zona del Puig de na Morisca, tienen la consideración de «falsos urbanos» desde el momento en que son «unidades de actuación sin desarrollar en plazo», como apuntó el teniente de alcalde de Urbanismo, Marc López (PSOE). Desde el momento en que se apruebe inicialmente el PGOU, entrará en vigor en estas parcelas una suspensión en concesión de licencias con efectos retroactivos a tres meses, informaron desde el Ayuntamiento.

imoure@diariodemallorca.es

El futuro plan general, al que le quedan meses aún de tramitación en la esfera administrativa municipal, insular y autonómica, define el futuro de una zona de la que se lleva hablando desde hace al menos tres lustros: el denominado triángulo de la urbanización Galatzó, una porción de terreno que se ubica entre la zona residencial, el Passeig Calvià y el polígono. En tiempos del PP, fue objeto de una movilización vecinal de rechazo a la instalación de equipamientos industriales y de servicios.

Ahora, el Consistorio proyecta en esta parcela 320 viviendas de protección pública, como parte de un concepto de un nuevo ecobarrio con cero emisiones contaminantes. Por otro lado, en la zona de ampliación del polígono de Son Bugadelles (no en el triángulo), ya contemplada en el PGOU del año 2000, se introducen dos limitaciones. 

Marina seca

López explicó que, primero, se fija la obligación de que la mitad de los terrenos se dediquen a marina seca (depósito de embarcaciones), mientras que el 50% restante queda como suelo industrial y de servicios, con una parte de equipamientos privados. El alcalde destacó que el futuro plan general prevé cinco grandes «parques periurbanos» que servirán para dar «respiro» a determinadas zonas urbanas muy castigadas por el cemento.

En primer lugar, estaría el ya mencionado caso del parque del Fortí d’Illetes, con una superficie de 154.069 metros cuadrados. Sobre este caso, el regidor de Medio Ambiente y Memoria Democrática, Rafel Sedano (Podem-Més), destacó su valor medioambiental y patrimonial-simbólico por haber sido escenario de ejecuciones durante la Guerra Civil. Sedano destacó asimismo que los terrenos de Ses Planes, en Palmanova, continuarán como suelo rústico, eliminándose «cualquier tipo de crecimiento comercial».

imoure@diariodemallorca.es

Otro parque periurbano se ubicará en los terrenos sin desarrollar que están a la entrada de Santa Ponça (delante de la possessió de la familia Nigorra), de unos 137.000 metros cuadrados. En época del alcalde Manu Onieva (PP), se tramitó un cambio de calificación para que este terreno pudiese albergar equipamientos privados de tipo comercial o sanitario.

El Ayuntamiento quiere que otro de estos grandes «pulmones verdes» esté en el entorno del Puig de sa Morisca, donde se ejecuta el proyecto de museo arqueológico. En este caso, especificó López, el plan previsto incluye habilitar tres senderos peatonales en dirección a la playa pequeña de Santa Ponça, El Toro y Son Ferrer, donde se expropiará parte de un terreno privado. La marina de Magaluf y la zona entre Son Ferrer y el campo de fútbol contarán también con estas zonas verdes públicas. 

Compartir el artículo

stats