Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Movilidad

La primera línea de Porto Cristo será peatonal entre las 16 y las 8 horas cada día

Durante las 24 horas del domingo los vehículos motorizados no podrán circular por la calle Bordils

Sebastià Llodrà, Miquel Oliver y Sebastià Nadal han presentado este miércoles la nueva reforma circulatoria de la primera línea de Porto Cristo. Ajuntament

La calle Bordils de Porto Cristo, ubicada en primera línea del núcleo costero, será totalmente peatonal de lunes a sábado entre las 16 horas de la tarde y las 8 horas de la mañana, mientras que en domingo el paso de vehículos estará restringido durante todo el día. De esta forma, toda la primera línea del puerto se convierte en una zona de prioridad para los peatones y las bicicletas, por lo que los vehículos motorizados solo podrán circular a una velocidad máxima de 20 kilómetros por hora entre las 8 de la mañana y las 16 horas durante toda la semana a excepción del domingo, cuando el acceso estará prohibido a lo largo de todo el día. 

El alcalde de Manacor, Miquel Oliver; el regidor de Medio Ambiente y Movilidad, Sebastià Llodrà; y el delegado de Porto Cristo, Sebastià Nadal, presentaron este miércoles la reforma urbanística de la calle Bordils, que a raíz de las obras de reforma que se han ejecutado ha pasado a ser una calle «uniplataforma». «Esta reforma ha sido una oportunidad que no podíamos dejar escapar, el Ayuntamiento no podía ejecutar una inversión económica tan importante en la primera línea de Porto Cristo y no plantear una medida a nivel de movilidad», explica Llodrà.

Conectar el pueblo y la playa

El objetivo municipal es el de «favorecer un entorno más saludable que evite los efectos de la contaminación y los ruidos de los vehículos, además de más seguro para los peatones», explican las autoridades municipales. Otra finalidad es la de conectar el pueblo con la playa. «La calle Bordils se ha comportado históricamente como una carretera que separaba el pueblo de la playa; ahora cosemos esta herida aprovechando esta actuación urbanística para dar importancia a los peatones», asegura el alcalde Oliver.

La medida entrará en vigor cuando se abra la calle Bordils «en las próximas semanas». La Policía Local será la encargada de cerrar diariamente esta calle al tráfico rodado con dos barreras que se instalarán en las calles Concepció y Port. El único vehículo motorizado que podrá acceder será el bus de línea del transporte público, que «también deberá respetar la limitación de velocidad y la prioridad para los peatones».

La medida tiene el visto bueno de los técnicos municipales y «se ha compartido con la junta de distrito, vecinos y comerciantes de Porto Cristo», apunta el alcalde.

Por otra parte, el delegado Nadal ha informado que la empresa que ejecuta las obras de la primera línea «ha solicitado una tercera prórroga para terminar la calle Colom», una petición que está en fase de estudio. En la calle Bordils solo se está pendiente de los últimos detalles antes de la reapertura.

Compartir el artículo

stats