Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Redes sociales

El costumbrismo mallorquín en clave de humor triunfa en las redes

El promotor de la cuenta Mallorca Starter Packs, que prefiere mantenerse en el anonimato, afirma que «es importante recordar de dónde venimos»

El creador del contenido muestra el logo de la cuenta. Silis Campins

Mallorca Starter Packs. Detrás de esta cuenta se encuentra un joven mallorquín que quiere mantener el anonimato. Afirma que siempre publica lo que piensa y no piensa lo que publica. «Es irrelevante que yo salga. Este instagram no habla sobre mí sino sobre cierto contenido», dice.

Hace cuatro años surgió en España la cuenta de instagram @spanishstarterpacks que llegó a tener miles de seguidores. «Un amigo me envió una publicación y la comparamos con una tontería de aquí. Sinceramente, empezó entre risas…». Al principio empezó creando starter packs sobre colectivos muy concretos que iban compartiéndose de manera gradual hasta que llegó a tener 200 seguidores. Para él, llegar a este número de seguidores «era una locura». Contestar a la pregunta sobre qué significa starter pack no es tarea fácil. Se define como un conjunto de elementos mediante imágenes que describen o definen personas, situaciones o colectivos. 

Este creador de contenido se centró principalmente en el costumbrismo mallorquín y del que afirma que «ya da para mucho». Al principio solo se dedicaba a componer starter packs pero llegó un momento que ya no quedaba contenido y tuvo que reinventarse, pero siempre «siguiendo siempre la misma línea».

Desde que empezó en Instagram usa el mismo teléfono LG que le regalaron hace ya más de seis años, «busco las imágenes en Google y las edito con una aplicación de esas de cortar y pegar. No hay ningún misterio». Afirma que la inspiración le viene de la gente de su entorno, sus amigos, la gente del pueblo o frecuentar otras localidades y observar que se repiten las mismas costumbres. 

Mallorca Starter Packs es la viva imagen del costumbrismo mallorquín, sus publicaciones hablan sobre la colectividad de costumbres. El contenido que publica es un 99% de costumbres mallorquinas o vivencias que pueden extrapolarse a cualquier persona de su misma edad. Hace veinte años variaban las estéticas, las rutinas y los gustos en función de los lugares y la clase social, pero no había tanta diversidad o, mejor dicho, no se conocía esa diversidad. Todo tenía un «patrón» que se repetía en todos los pueblos de Mallorca. «Olvidarnos de ese costumbrismo sería olvidarnos de dónde venimos». Es un hecho que en estos últimos años se han perdido muchísimas costumbres, trencar olles, jugar en la calle, las verbenas sin tantísima gente... En localidades muy pequeñas como la suya sí que se han seguido manteniendo algunas de estas tradiciones y actividades, pero en pueblos más grandes se han perdido y se ha masificado. «Es importante recordar de dónde venimos y las tradiciones que nos han hecho ser quiénes somos», apunta.

Aunque sea una cuenta llena de sátira, a la vez recurre a la nostalgia. Recuerda que las comuniones mallorquinas seguían el mismo patrón, «arròs brut i porcella, copa i puro». Cuando iba a casa de los abuelos era un tópico ver la camilla y la vajilla de color amarillo o el bote de helado lleno de lentejas. Lo mismo pasaba al frecuentar cualquier bar de pueblo. «Por ello es necesario recordar las costumbres propias que van perdiéndose». También identifica de una forma muy específica cómo es un pollencí el día d’u pi, un manacorí yendo a Sant Antoni o un joven agricultor de la Mallorca profunda... «Tancats i fets amb plantilla, així som i ho demostrem amb el nostre costumisme», afirma. Habla de personajes o situaciones que conoce y que tan solo viendo la imagen se sabe perfectamente de qué o quién está hablando.

Seguidores identificados

Acumula más de 22.000 seguidores aún dirigiéndose a un público muy preciso. «Es un contenido con el que muchísima gente se siente identificada». El rango de edad de la mayoría de seguidores de la cuenta es gente joven. «Y eso es porque el formato se difunde muy rápido: la gente lo ve, lo reconoce, le hace gracia y lo comparte... El contenido que publico sobre un personaje de mi localidad puede darse en cualquier personaje que viva en Alaró, en Sineu o Binissalem y, es muy probable, que siga el mismo patrón que el mío», apunta. 

También explica que hay una «diferencia muy marcada» entre un joven de pueblo y uno de Palma. Algunas de las publicaciones no llegan a gente de ciudad porque no forman parte de su entorno. «Y al revés, los de pueblo solemos frecuentar más la ciudad y, por ello, conocemos características propias de sus costumbres. ¿Dime que cuando ibas a alguna verbena no sabías perfectamente si venía de la Vía de Cintura o del Raiguer?», cuestiona.

Uno de sus starter packs sobre cómo es un maestro de inglés o de plástica tuvo gran repercusión. «Aunque fueras a un colegio de sa Pobla o Sóller todos tenían unas características muy marcadas». De hecho, hubo gente fuera de Mallorca que compartió la publicación. «La media de cada publicación ronda de los 2.000 a los 3.000 me gusta y esta llegó a 12.000». No se esperaba tanto éxito. Y es que todos en algún momento han sido protagonistas o han vivido alguna de las costumbres que publica. «Imagino que en vez de darle like se lo mandan a un amigo o le etiquetan en plan ‘este eres tú’ o ‘este es uno que conocemos los dos’».

El hecho de sacar diariamente personajes tan ilustres de la cultura mallorquina como Tomeu Penya, Joan Monse o Bel Rabassona puede que haya recibido alguna respuesta que no esperaba. Pero al contrario, con Joan Monse han mantenido alguna que otra conversación. De hecho, le sacó en su programa televisivo. Tomeu Penya también reacciona a sus publicaciones. Nuestro personaje confirma que nunca le han llamado para criticar sobre algo que haya publicado de ellos. «Es lo que digo; hablo de ti y tú no te ofendes, pero otros se ofenden por ti. La publicación del pa amb oli con ketchup en lugar de tomates fue un mar de críticas. Lo hago desde el cariño a los personajes. Muchos se refieren a amigos de siempre o a gente de la familia. Mi intención no es ofender a nadie, sino crear humor a través de ellos. Falta sentido del humor y sobra mucho justiciero ofendido».

Políticos

Tampoco deja a ningún político tranquilo. Al preguntarle quién da más juego, si Francina Armengol, José Ramón Bauzá o Jorge Campos, cuenta que vivió el boom de Bauzá pero que la mitad de seguidores de su cuenta no saben ni quien es. «Armengol dio mucho juego en tiempos de covid… el Hat bar dio para mucho». 

Detrás de cada publicación siempre hay una reivindicación. El contenido en catalán es un hecho en sí mismo, no ha cambiado la lengua aunque le hayan criticado. Además, «mi contenido en castellano perdería gracia». Más que reivindicar, compara por similitud: el Mac de Apple con un mac de torrent, Sálvame de Luxe con las señoras que prenen la fresca, Jordi Hurtado con Joan Monse, Chuck Norris con Tomeu Penya o la Nasa con la Planta de Cemex de Lloseta… Las publicaciones sobre cómo ha cambiado el turismo balear también son frecuentes. «Nos hemos prostituido y ya no hay vuelta atrás, no tiene arreglo», lamenta. Cree que el turismo, como todo, debe tener un límite. «Al terminar la pandemia todo tenía que ir a mejor y no han hecho más que empeorar las cosas». Añade que «en un lugar donde predomina el turismo y la gente de fuera es muy importante mostrar que lo nuestro aún sigue existiendo».

Sobre quién ha sido el protagonista por excelencia de su cuenta, afirma que hay dos personajes muy asiduos. «Hay que ir a mi cuenta para saber quiénes son. Si no hubiese peligro de que cerraran la cuenta por su contenido hablaría mucho más de ellos». 

Esta cuanta por ahora no tiene fecha de caducidad y sus seguidores van aumentando por días. «Mallorca Starter Packs seguirá hasta que me canse o ya no me divierta hacerlo. Que crear contenido sea por motivación y no por obligación», sentencia.

Compartir el artículo

stats