La playa de Cala Molins, en Cala Sant Vicenç (Pollença), ha tenido que prohibir el baño este jueves debido a una "avería grave" en el colector de aguas residuales de este núcleo de Pollença, tal y como informan tanto el Ayuntamiento como el Govern.

La avería se habría producido a media mañana de este jueves en la infraestructura que bombea las aguas residuales hasta la depuradora. Hasta cuatro camiones se han dirigido a la zona para reparar el fallo y evitar la llegada a la playa de las aguas sucias, aunque las autoridades han decidido cerrar la playa "por precaución".

La Agència Balear de l'Aigua (Abaqua) ha informado a la Guardia Civil y al Ayuntamiento, que "están colaborando con la brigada municipal con el mismo objetivo", informa el ejecutivo, que añade que la avería es "grave" y que "probablemente" consiste en un agujero en el colector "al cual hay que llegar picando el hormigón", motivo por el cual "todavía no se sabe cuándo podrá estar reparada".

Por su parte, el ayuntamiento de Pollença también informa en las redes del cierre de la playa de Cala Molins "hasta que la institución competente, Abaqua, que pertenece a la conselleria de Medio Ambiente del Govern, dé por solucionada la incidencia". Desde el Consistorio "se colabora con todas las tareas necesarias para ayudar a resolver este incidente cuanto antes" y se ruega a los ciudadanos que "respeten las señalizaciones y los avisos del servicio de Socorrismo".