Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patrimonio

Madrid se compromete a traspasar el Castell de Alaró al Consell tras el verano

La consellera insular de Territorio se reúne con el Ministerio de Cultura para gestionar «los últimos pasos» del proceso que culminará con la cesión gratuita de las ruinas y la posterior compra de la finca

Las murallas y otros elementos históricos del castillo de Alaró serán traspasados al Consell este año. DM

La finca que alberga el castillo de Alaró podría ser propiedad de los mallorquines este mismo año si el Ministerio de Cultura cumple con el compromiso de formalizar tras el próximo verano la cesión gratuita al Consell de Mallorca de los elementos de la fortaleza que son de su propiedad, principalmente las murallas y el resto de ruinas del castillo que presentan un avanzado estado de degradación y necesitan una intervención urgente de conservación. 

Una vez formalizada la cesión, el Consell llevará a cabo la compra del resto de la finca matriz, una operación que se inició en 2019 pero que quedó en punto muerto con la irrupción de la pandemia sanitaria, que obligó a destinar el dinero a otras necesidades de tipo social. El precio de la adquisición quedó fijado en una cantidad aproximada de un millón de euros procedentes de los fondos del impuesto turístico.

La consellera insular de Territorio, Maria Antònia Garcías, mantuvo este pasado lunes una reunión en Madrid con la consejera técnica de la subdirección general de Protección del Patrimonio Histórico del Ministerio de Cultura, María Agúndez, para «trabajar en los últimos pasos» del proceso de cesión gratuita del castillo de Alaró al Consell de Mallorca, una operación que, según Garcías, está bien encaminada y de la que solo faltan los últimos trámites. «Tenemos el compromiso del Ministerio de que la cesión se llevará a cabo tras el verano y, antes de que acabe el año, podremos comprar la finca», explicó la consellera a este diario al finalizar la reunión con la citada representante del Ministerio.

El Gobierno central es propietario, al menos desde 1865, de la parte de la montaña del Castell en la que se ubican las murallas. La parte superior tiene otros dos dueños. Uno es la familia Ordinas, con la cual se había pactado la compra hace cuatro años por valor de algo más de un millón de euros, y el otro es la Fundació Castell d’Alaró, integrada por el Consell, el Ayuntamiento y el Obispado, cuyas posesiones se concentran alrededor de la ermita.

La consellera Garcías explica que el Consell «lleva trabajando intensamente en la compra del castillo desde el año 2019», cuando «se descubrió que una parte de la finca que queríamos adquirir con la ecotasa es propiedad del Estado» y fue registrada a nombre del Gobierno central entre 1865 y 1885. «Son trámites muy antiguos que hemos tenido que comprobar», añade la responsable del área de Territorio, un trabajo que ha retrasado el proceso de cesión por parte del Ministerio. 

La cesión no irá acompañada de ninguna dotación económica para acometer los trabajos de conservación patrimonial, al menos en esta primera fase. «Cuando el Estado cede un bien patrimonial quiere garantizar que la institución que lo recibe se comprometa a conservar el bien y tenga los recursos suficientes para ello», explica Garcías, que entregó al Ministerio una memoria justificativa de la cesión que incluye las actuaciones de conservación que deben ejecutarse en el castillo para frenar la degradación de la antigua fortaleza. Más adelante, el Consell tratará de obtener ayudas para acometer la restauración de los elementos peor conservados.

«Nuestro objetivo es dejar a las próximas generaciones el castillo tal y como lo hemos recibido nosotros», explica la consellera.

Compartir el artículo

stats