Las Cooperativas Agro-Alimentarias de Balears y otras agrupaciones integradas en la Mesa Nacional de los frutos secos estiman que durante la campaña de este año se cosecharán unas 680 toneladas de almendra en Balears, por lo que la producción se incrementará un 24 por ciento con respecto al pasado año.

Aldo Castelli, gerente de la cooperativa se segundo grado Camp Mallorquí, explica que «el pasado año muchas explotaciones sufrieron los efectos de las heladas y muchos almendros tuvieron una floración mala». Castelli explica el repunte de la cosecha en el «incremento de las plantaciones de regadío que lentamente van entrando en la producción».

En Balears se ha fijado una superficie productiva de 10.302 hectáreas, lo que supone un pequeño descenso del 3,5 por ciento con respecto al pasado año. Se trata de una tendencia que «se viene observando en los últimos años», apuntan desde el sector.