La presidenta del Consell de Mallorca, Catalina Cladera, y la vicepresidenta y consejera de Sostenibilidad y Medio Ambiente, Aurora Ribot, explicaron ayer al ayuntamiento de Llucmajor los avances en el proyecto para construir en este municipio la primera planta de compostaje orgánico de las cinco previstas por la institución insular. Por parte del Consistorio asistieron el alcalde, Éric Jareño, y los concejales Bernadí Vives y Maria Francisca Lascolas. El encuentro se produjo la misma semana en la que el Govern, a petición del Consell, ha declarado el proyecto de construcción de la planta de compostaje de Llucmajor como proyecto estratégico, que también cuenta con la declaración de interés general por parte de la institución insular, lo que facilita la ejecución de esta infraestructura pública de gestión y tratamiento de residuos «acortando dos años su puesta en marcha», señalaron desde el Consell. «Será la primera planta de compostaje que vamos a construir y ya tenemos mucho trabajo avanzado», manifestó la presidenta Cladera, que agradeció el esfuerzo del ayuntamiento de Llucmajor en materia de recogida selectiva. Se trata de uno los municipios donde se generan más residuos orgánicos y se prevé un mayor incremento de la recogida de esta materia en los próximos años. «Hemos avanzado mucho desde la primera vez que hablamos de construir la planta y éste es el resultado de nuestro plan para gestionar toda la materia orgánica generada en Mallorca y en la oportunidad de financiarlo con fondos europeos. Será una planta para toda la comarca, pero se beneficiará sobre todo Llucmajor, no sólo por proximidad, sino porque ayudará a aumentar la recogida selectiva y ahorrar costes», dijo.